Las generaciones poéticas onubenses: El 1900 Company Bar

1900(Texto: Rafael Núñez Rodríguez) El 1900 Company Bar se encuentra situado en la Calle Garci-Fernández, 10. Al despistado que no lo conozca debe saber que en el centro de la ciudad, hay un lugar reservado para la cultura, sean exposiciones, recitales, conferencias o cualquier manifestación artística que se quiera presentar allí. Precisamente, nombrar al 1900 es nombrar el hilo conductor de la actividad cultural de Huelva desde 1986 hasta nuestros días. Eso sí, nos centraremos solo en las manifestaciones literarias.

En efecto, la existencia de un lugar así en Huelva enriqueció el panorama cultural. Convirtiéndose en un organismo democratizador y lugar donde cabían todas las personas que en otros lugares no. En su blog de internet se define como “un espacio cultural abierto a todo tipo de manifestaciones, a movimientos expresivos en el mundo del arte y las letras en todo su estado creativo, defensor de las libertades con recursos limitados pero sostenible, independiente, y de libre expresión”. La Asociación Cultural que allí se reunió nació, según Uberto Stabile, el 1 de octubre 1992, comenzaron a editar “la colección literaria Ediciones del 1900”. Siguiendo a Stabile, “Aunque el grupo fundador se dispersa y la Asociación desaparece,” la tertulia se mantuvo activa poco tiempo después de la dispersión de la Asociación. Uberto Stabile también realizó un listado sobre los principales participantes de la tertulia: Antonio de Padua Díaz, Uberto Stabile, María Gómez, Francisco José Reyes, Francis Vaz, Pedro Javier Martín Pedrós, Angel Poli, Francisco Ruano, Eva Vaz, Marcos Gualda, Antonio Orihuela, Santiago Aguaded, Juan Manuel Vidal, Rodolfo Barón, José Luis Morgollón, Fernando Domínguez Rivas, José Becedoni, Antonio María García. En concreto, este último es y ha sido el dueño del local. Verdaderamente, quien ha estado al frente poniendo su negocio a disposición de tantos y tantos artistas onubenses. Uberto Stabile también tuvo un papel fundamental en el crecimiento de la tertulia y en la renovación que supuso la aparición de este grupo de escritores. En concreto fue el fundador de la tertulia y el organizador de cientos de actividades que se han venido realizando entorno al 1900.

Existe otra generación de poetas que se acercaron por el 1900 con sus versos y que no fueron incluidos en ninguna antología. Uno de ellos puede ser: Daniel Salguero, quien publicó en esas ediciones: “Negación del paraíso” en 2001. Salguero recibió los premios Huelva Arte Joven y el  2º  premio de la Muestra Andaluza de Literatura Joven en 2008 por el Ayuntamiento de Málaga.  Además fue colaborador de “La Cinta de Moebius”. El segundo poeta que queríamos destacar es Miguel Mejía fue miembro de la tertulia Madera Húmeda. En las ediciones del 1900 publicó “Tiempos Azules” en 1995 y “Preparativos” en 1995. Entre los galardones que ha recibido su obra ha sido el XI Premio Luis Rosales en 2003 de la obra Social de Caja Madrid.  De esa misma quinta de poetas, encontramos a Enrique Zumalabe Ramblado, aunque no publicó en las ediciones del 1900, si fue miembro activo entre los poetas de su generación. El propio Salguero me informó de otros nombres que pasaron por el 1900 y fueron cercanos a su grupo poético, pero que no tuvieron continuidad. Algunos de esos nombres, según Salguero, fueron los siguientes: Eva Cartes, Paco López, Jesús Cervetto (participó en Antropología Desnuda, antología prologada por Angel Poli), María Ángeles Gutiérrez, Verónica Couso, Cristina Casado, María Luisa Oliveira, Victoria García y tantos otros, que pasaron por allí pero que por azares del destino, no lograron tener la continuidad necesaria, o bien porque no se les dio el espacio para desarrollar su potencial.

En la actualidad, entre los autores más destacables que concurren en el ambiente del 1900, encontramos Mar Domíguez, José Ángel Garrido y Pepa Virella. Los dos primeros forman parte de la incipiente editorial Niebla, que esta colaborando en un renacer de la literatura onubense. Su poemario “Dame mi alma y déjame en paz” ha sido descrito por el diario digital Huelva buenas noticias, como “Un poemario que derrocha sentimiento y en el que estos dos poetas onubenses han vuelto a unir sus voces para indagar en las paradojas y servidumbres del vivir cotidiano.” Además estos autores publican sus poemarios en editoriales como la madrileña Vitrubio, habiendo transcendido el panorama provincial. Al igual que Pepa Virella, quien publicó en 1992 en las ediciones del 1900 “la orilla del incendio”,  como los dos autores anteriores, ha publicado poemarios en la reconocida editorial madrileña, en su caso “Cruceta de feroces”. El mismo medio de comunicación citado anteriormente, describe el poemario de Virella como: “La obra, publicada por la editorial Vitruvio, muestra a una autora capaz de conseguir una profunda solidez rítmica y una clara emoción en el tratamiento de la soledad, el amor y el desamor de una mujer sola ante el mundo. Un ejemplar de absoluta intensidad que confirma la voz creciente, y ya en un lugar destacado, de Josefa Virella”. Además Virella ha obtenido premios como el Federico García Lorca de Barcelona.

Además autores noveles que participan en la “Antología de Poesía Joven Onubense” publicada por la editorial Niebla, ya han aparecido por el escenario del 1900. Entre ellos Paco “el labio”, quien ha participado en varias ocasiones en recitales. Nieves Trijueque leyó poemas suyos, como varios microrelatos. Enrique Garcia Bolaños también es común verlo participar con regularidad en diversos acontecimientos literarios. Barbara Grande Gil ha presentado allí su poemario y ha participado en diversos acontecimientos poéticos. Javier Maestre ofreció una interesante conferencia sobre la relación entre el Haiku y la poesía de Juan Ramón Jiménez. Esa antología también cuenta con nombres que tienen cierto recorrido como Rocío Bueno, quien asistía a la tertulia Madera Húmeda. “La Antología de Poesía Joven Onubense” tendrá su presentación en el 1900 el próximo 4 de Febrero.

Otros noveles en la poesía como Francisco Mulet o Estela Rengel que están en plena promoción de sus obras. En el primer caso, este periódico el día 15 de septiembre dijo “la puesta en escena de Francisco Mulet, un poeta, hasta ahora escondido, que consigue hacernos llegar un nuevo romanticismo dentro de la cotidianidad de su cuidado lenguaje poético”. Mientras que de Estela Rengel y su poemario “Ecdisis”, ya ha podido pasar por la radio Huelvafm. Según declaraba la propia autora, su poemario es unitario y aúna versos compuestos durante los últimos diez. Este diario digital ha dicho de Rengel, lo siguiente: “Aunque predomina el dolor y la sensibilidad, Estela no sacrifica ambas sensaciones por la reivindicación y se pregunta continuamente: ¿por qué?. Entendiendo y afirmando que el dolor ante tanto cambio es producto de precisamente eso: dejarse la piel, mudarla, transformarse y resurgir”.

Sin embargo,  en sus 29 años de historia no todo pudieron ser continuos éxitos. Por desgracia, la administración pública decidió cerrar sus altavoces en una trágica y arbitraria decisión. Sin embargo, la generosidad de la sociedad onubense no se hizo esperar. Una iniciativa liderada por la editorial Niebla reunió a unos 200 autores en una “antología” diversa, extraña y curiosa. Poesía pornográfica, al lado de poesía romántica, junto un dibujo de un señor que sostiene con furia su falo, al lado de un dulce poema de una joven, como la personalidad del negocio que quería representar, variado y popular. Las ganancias de la venta de ese volumen fueron para sufragar las costas legales que debía afrontar, impuesta por una administración que no ha sido capaz de reconocer el papel fundamental de este local después de casi 30 años de servicio a la sociedad onubense. Si el consistorio quisiera ser justo debería de reconocer su especial dedicación al cuidado de las artes y la cultura onubense.

En definitiva, el 1900 ha sido, es y esperemos que mucho tiempo sea un referente y cantera de poetas onubense. Un eje ineludible para la cultura onubense. Quizá la personalidad del local recuerde a estos versos de Quevedo: “No he de callar por mas que con el dedo/ ya tocando la boca o ya la frente,/ silencio avises o amenaces miedo”. Si, eso ha significado el 1900: non serviam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *