Radio Isla Cristina: tres década poniéndole voz de los isleños

Paco Llobel fue el fundador de la actual Radio Isla Cristina.

Paco Llobel fue el fundador de la actual Radio Isla Cristina.

En mayo de 1981, en plena movida cultural, musical y de pensamientos revolucionarios, un joven radioaficionado,  Francisco Llobell Carrasco, se licencia del servicio militar obligatorio y pone en marcha una idea que le rondaba por la cabeza desde hacía algún tiempo, montar una emisora de radio local en la Frecuencia Modulada, huyendo de la arcaica Onda Media, donde emitían las jurásicas cadenas nacionales.

Varios directores, técnicos y locutores de la radio en los 80.

Varios directores, técnicos y locutores de la radio en los 80.

El actual equipo de Radio Isla Cristina.

El actual equipo de Radio Isla Cristina.

Junto a su buen amigo Antonio Martín Riego, comienza a darle forma al proyecto y aplican  sus conocimientos de radioaficionados a una frecuencia nueva y moderna. La primera dificultad que se encuentran es la localización del propio emisor, ya que no era fácil de localizar y menos a los precios que estos entusiastas podían pagar. Es a través de otro amigo en común, el madrileño Javier Martínez, que veranea en la localidad, quien les envía un kit electrónico, no mayor que una cajetilla de tabaco, que Llobell suelda con paciencia en su habitación, presidida por un gran mapamundi agujereado con chinchetas de colores, prueba de sus contactos con la decamétrica.

La que en un principio llamaron Radio Cristina, con el fin de dificultar su localización y evitar problemas con la autoridad competente, tras días y meses de emisión musical fue haciendo adeptos y colaboradores, los cuales llevaban sus propios discos de vinilo para “pincharlos” en un antiguo tocadiscos que conectaron al artefacto emisor y que tuvieron que refrigerar con un pequeño ventilador  que Llobell fabricó con el motor de un viejo radiocasete.

De su casa, a otras viviendas particulares situadas en los edificios de la localidad, con el fin de instalar la antena lo más alto posible y abarcar mas territorio. Luego, sobre la antigua farmacia de Muñoz Sutil, en el Paseo Chocolate, y de allí al “campanario” del ayuntamiento isleño, donde fue clausurada por carecer de licencia y procesados el director y alcalde de entonces. Poca cosa, todo quedó en falta administrativa para el descanso de ambos.

Gracias al entusiasmo de estos jóvenes y la rebeldía ante lo que nadie quería, el silencio del dial isleño, la radio se hizo trashumante y cambiaba constantemente de lugar y nombre para huir de los controles que, de vez en cuando, realizaba la Dirección General de Telecomunicaciones. De todas formas, la alegría duraba poco, apenas dos o tres años, lo que tardaban en  ser localizados de nuevo y vueltos a clausurar por carecer de unos permisos que ni existían. Se convirtieron en alegales, ni tenía licencia, ni se otorgaban.

Radio Isla Cristina, Onda Isleña, Radio Litoral, Radio Marisma y vuelta a Radio Isla Cristina fueron sus nombres. Cambios de letras pero siempre con la misma ilusión y meta, ser la voz del Pueblo, nunca mejor usada la expresión; contar sus alegrías y penas, pinchar música de todos los estilos, entrevistas a los más populares, y desconocidos, las profesiones y oficios, fiestas y anhelos. Todo tenía cabida en el 107.5 de la frecuencia modulada.

Como recuerda su fundador, Paco Llobell, “el espaldarazo definitivo llegó con la retransmisión en directo del concurso del carnaval y para lo que tuvimos que inventar una unidad móvil que mandaba la señal desde el Teatro Gran Vía hasta el Paseo Chocolate, donde teníamos el estudio”. La localidad, por primera vez, podía seguir desde sus hogares, bares y locales de ensayo, el desarrollo del concurso, lo que les supuso el apoyo general y aumento espectacular de audiencia. El concurso de agrupaciones carnavaleras se ha seguido retransmitiendo desde entonces, de forma interrumpida, todos los días y horas del certamen carnavalero.

Tras su periplo furtivo llegó la calma jurídica y en octubre de 1991, diez años después de su nacimiento, el ayuntamiento le concede permiso de emisiones, tras serle concedida a éste una licencia por la Junta de Andalucía. A partir de ahí, han pasado por sus micrófonos cientos de isleños, y de otras localidades, convirtiéndose escuela donde hacer sus prácticas jóvenes estudiantes de periodismo, que luego serían reconocidos comunicadores de la provincia. Al frente, siempre, isleños comprometidos que arriesgaban, incluso su patrimonio personal, para defender lo que creían justo, mantener viva la voz de Isla Cristina. Paco Llobel fue su primer director, luego vino Paco Ramos, Paco Canela, Rafael Nieves y el actual, Miguelín Gómez.

Para aquel joven que un día ideó la radio local, como medio de interconexión entre isleños, vehículo para difundir los valores y excelencias de Isla Cristina, treinta y tres años después, Llobell espera que “la radio siga siendo un vehículo de acercamiento a la realidad social de la localidad a sus gentes, que sepan de las cosas que pasan en su pueblo, que colabore en los momentos de dificultad con los sectores que están con problemas, en definitiva, que siga haciendo una buena labor social”.

La Radio, como se le conoce popularmente, sigue emitiendo, no sin dificultades, como tantas otras, debido a la bajada de los ingresos publicitarios pero con la misma ilusión y ganas de sus comienzos para que la voz de Pueblo siga estando ahí, tras el on del receptor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *