La Diputación también aprueba por unanimidad apoyar la manifestación contra el proyecto de Fertiberia

La protesta contra el proyecto que defiende Fertiberia comenzará a las 19.00 horas de este jueves

fosfoyesosEl pleno de la Diputación de Huelva ha mostrado este miércoles, con el voto favorable de todos los grupos políticos (PSOE, PP, Ciudadanos e IU), su apoyo a la Manifestación convocada para este jueves, 3 de diciembre, contra el Proyecto de Fertiberia.

La moción ha sido presentada por Izquierda Unida, que ya hizo lo propio en el Ayuntamiento de Huelva, donde el pleno también acabó respaldando la protesta e instaba al alcalde a emitir un bando de apoyo.

La iniciativa para convocar a los ciudadanos de Huelva en la calle cuenta con el respaldo de más de setenta colectivos ciudadanos.

La manifestación contra el proyecto que pretende llevar adelante la empresa Fertiberia dará comienzo a las 19.00 horas de este jueves y saldrá desde el antiguo Estadio Colombino para continuar por las calles de la ciudad hasta la plaza de las Monjas.

En declaraciones a los periodistas antes del comienzo de la sesión plenaria, el portavoz del equipo de gobierno, el socialista José Luis Ramos, ha dejado claro que la Diputación va a estar “del lado de las asociaciones y de la sociedad de Huelva”.

Por su parte, el portavoz de IULV-CA en la institución, Pedro Jiménez, ha sostenido que Huelva se merece “una restauración de máximos”, por lo que ha incidido en la importancia de esta movilización.

Tan solo desde la FOE, a través de su presidente, José Luis García Palacios, se han puesto algunas reticencias, en especial por el apoyo mostrado por el Ayuntamiento de Huelva, al que se ha unido ahora la Diputación Provincial. García Palacios ha llegado a cuestionar incluso la politización que a su juicio afecta a la mesa, convocada por el alcalde de Huelva, para tratar de buscar una salida al que es considerado como el principal problema medioambiental de la capital onubense.

FOSFOYESO

La materia prima para el proceso de producción de ácido fosfórico es la roca fosfatada, de origen sedimentario, que tiene concentraciones naturales de uranio y torio. La concentración final de uranio y radio en el fosfoyeso viene dada por las características propias de la roca fosfórica. Dependiendo de la procedencia de este mineral, tendrá más o menos cantidad de elementos radiactivos. La roca fosfática procedente del mar tiene más concentración de uranio y radio por estar estos elementos en el agua marina.

En el proceso industrial de producción de fosfórico, la roca se tritura y se ataca con ácido sulfúrico. En la reacción se produce ácido fosfórico y yeso, constituyendo este último un subproducto del proceso que suele precipitar con el radio. El uranio y el torio permanecen con el fosfórico.

APILAMIENTO

El apilamiento ha sido la forma en la que normalmente  se ha tratado al fosfoyeso en todo el mundo. Sin embargo, el caso de Huelva tiene un carácter muy especial al haberse permitido por las distintas administraciones que las empresas Fertiberia y Foret echaran este material en un terreno de marisma junto al río Tinto. Las imágenes aéreas muestran cómo ocupan una extensión que es casi la mitad del área urbana de la ciudad de Huelva.

Lo que en otros lugares del mundo se ha solucionado con un tapado de las balsas apiladas, en el caso de Huelva está suponiendo un gran debate, ya que frente al proyecto de Fertiberia, que asegura que hará lo que le impone la sentencia de la Audiencia Nacional, y que no va más allá del recubrimiento, las asociaciones ecologistas exigen que se tenga en cuenta el hecho de que las balsas se encuentran en una zona de marisma, así como al hecho de su cercanía a distintas barriadas de la capital onubense.

El último informe urbanístico del Ayuntamiento y la decisión de la Audiencia Nacional de no admitir el recurso de Fertiberia para que se bajara la fianza impuesta de 60 millones de euros han sido los dos últimos capítulos de un problema medioambiental que se ha gestado durante los últimos 40 años ante ‘la mirada para otro lado’ de todas las administraciones implicadas.

Tuvo que ser una sentencia de la Audiencia Nacional la que puso fin a los vertidos de fosfoyesos y la que impusiera a Ferteberia la obligación de reparar la zona afectada. Las divergencias nacen de la solución que se quiere dar, buena técnicamente según recalca la empresa y mala de solemnidad según los ecologistas y otras formaciones políticas, para las que no vale solo con cubrir las balsas para que Huelva se olvide del problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *