La campaña arranca en Huelva con C’s y Podemos pugnando por romper el duopolio de socialistas y populares

En toda la etapa democrática tan solo socialistas y populares han obtenido representación en el Congreso y el Senado

Los ciudadanos son llamados a votar el 20-D por tercera vez este año.

Los ciudadanos son llamados a votar el 20-D por tercera vez este año.

Arranca esta medionoche en la provincia de Huelva una campaña electoral en la que, a diferencia del equilibrio de fuerzas y la incertidumbre que marcan los sondeos a nivel nacional, parece muy complicado que algunas de las fuerzas emergentes quite el primer y segundo puesto a Partido Socialista y Partido Popular.

El principal interrogante y tal vez la única incógnita interesante es saber si finalmente habrá alguna fuerza política que rompa el duopolio de representación en el Congreso y en el Senado que han mantenido Partido Socialista y Partido Popular desde el inicio de la democracia. El reparto histórico ha sido claramente favorable a los socialistas, que venían venciendo de manera holgada en todos los comicios de generales hasta el año 2011, cuando el PP logró ser la primera fuerza. Eran otros tiempos, con un PSOE claramente superado por la crisis económica y anclado por la gestión del Gobierno Zapatero.

Cuatro años después, y a juzgar por los resultados de las Autonómicas y de las municipales, todo apunta a que el PSOE volverá a ser la primera fuerza provincial. Los casi 34.000 votos de diferencia respecto al PP en las autonómicas y los 27.000 de las municipales son una diferencia demasiado grande como para que se haya esfumado en tan solo seis meses.

Con el PSOE como primera fuerza, tampoco hay duda alguna de que el PP será de manera holgada la segunda formación más votada. Con este panorama, el reparto lógico de escaños sería de 3 para los socialistas y 2 para los populares en el Congreso y de 3 senadores para la formación de Pedro Sánchez y 1 senador para la de Mariano Rajoy. Es el reparto casi histórico (en alguna ocasión el PSOE llegó a tener cuatro diputados) que ha habido durante la etapa democráctica. Y vista la escasa representación de la provincia (solo 5 diputados), resulta complicado que una tercera formación entre en el reparto.

Sin embargo, por vez primera hay sondeos que hablan de la posibilidad de que Ciudadanos y Podemos pudieran obtener un diputado, algo que de confirmarse el 20-D supondría la principal novedad de las elecciones generales en Huelva en la etapa democrática tras el franquismo.

LOS ASPIRANTES A ROMPER EL DUOPOLIO

Dado que las encuestas auguran una alta participación, todo apunta a que el PSOE podría estar en torno a los 100.000 votos y que el PP rondará los 70.000. Esto supone que cualquier fuerza emergente que quiera tener un diputado tendrá que estar sobre los 35.000 votantes.

Podemos no quedó lejos de esa cifra en las Autonómicas, en las que obtuvo 30.803 votos. Pero ese resultado no le serviría para robar un diputado a PSOE o a PP, con lo que tendría que incrementar sus apoyos o esperar a que PSOE y PP sufran un desgarro electoral por el centro en favor de Ciudadanos, lo que podría colocar en 30.000 los votos a superar para tener representación.

En el debe de la formación morada está que se ha desinflado algo en las encuestas a nivel nacional , a lo que se unen errores como la fórmula empleada para designar a los cabezas de cartel y la falta de musculatura política a nivel local, consecuencia de no haber querido pugnar en las municipales. Sin olvidar que va a tener un competidor claro por la izquierda como es Unidad Popular-Izquierda, que no tiene posibilidad alguna de entrar en el reparto provincial, pero sí de lograr los votos suficientes como para dejar a Podemos sin representación.

Ciudadanos es la fuerza emergente que las encuestas apuntan como tercero en discordia a nivel nacional. En las autonómicas se fue hasta los 16.982 votos en la provincia de Huelva, lo que significa que tendría que incrementar sus apoyos en más del doble. ¿Es posible? Vista la evolución electoral a nivel general y el impacto mediático de su líder, Albert Rivera, todo apunta a que posible sí que es. El único problema de Ciudadanos, una marca que en estos momentos se vende sola, es su falta de implantación a nivel local, que en unas Generales o Autonómicas no es un problema de extrema gravedad, pero sí lo suficientemente importante como para lograr o no los mil o dos mil votos que pueden separar el éxito del fracaso, de entrar en el Congreso de los Diputados a no entrar. La falta de implantación a nivel provincial también la tenía la formación naranja en las Autonómicas y logró entonces un diputado.

Si Podemos y Ciudadanos lograran un diputado nos encontraríamos ante un hecho histórico, ya que nunca antes Huelva había tenido tres o cuatro fuerzas políticas representándola en el Congreso.

El interrogante que surge ante la posible entrada de las formaciones naranja y morada en el reparto provincial es quién perderá ese diputado o esos dos diputados. Llegados aquí hay que decir que tanto PSOE como PP corren el mismo peligro. Los socialistas podrían ganar de manera holgada y quedarse con dos diputados, y los populares podrían ser segunda fuerza, también de forma holgada, y quedarse con un diputado. Lo que está en juego es básicamente si el 3-2 histórico para PSOE y PP acabará siendo un 3-1-1, o un 2-2-1 o más difícil aún, un 2-1-1-1.

La solución, el día 20, aunque solo como antecedente cabe recordar cómo Ciudadanos ‘birló’ por muy poco al PP el que hubiera podido ser su cuarto diputado en el Parlamento de Andalucía en los últimos comicios autonómicos. Los socialistas, con menos votos y menos porcentaje que cuatro años antes, incrementaron un diputado, mientras que Izquierda Unida se quedaba a muy poco de lograr un diputado, que finalmente fue para Ciudadanos. Son las cosas que tiene la Ley D’hont. A esperar toca.

Donde hay pocas dudas es en la representación para el Senado. La fórmula para designar a los senadores hace que los tres de la formación más votada lo sean casi por igual, con mínimas diferencias. El cuarto senador es para la segunda fuerza en votos. Aquí no hay reparto. Si gana el PSOE se llevará los tres senadores y el cuarto será para el PP. Ni Podemos ni Ciudadanos tiene opción alguna dada la distancia electoral que los separa de los ‘dos grandes’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *