TERETES.
Trepas.
[Paco Velasco]

Paco Velasco(Texto: Paco Velasco) Aquello del digo y el diego es una verdad apodíctica. No admite contradicciones. Somos tan maleables que modificamos nuestras promesas con la rapidez de la luz. Maleables y demagogos. Los políticos no utilizan la palabra como estrategia para conducir al pueblo. En absoluto. Para ellos, todo es cuestión de interés para manipular a las masas. Si se ha de recurrir a ideologías extremas o a halagos increíbles, pues adelante si con ello se conquista la plataforma del favor popular que te ha de catapultar al soñado poder político.

El mensaje, que es predicable de todos los partidos del espectro político, adquiere inusitado vigor cuando sus autores se mueven en el mundo del lumpen social más radicalizado. Es el caso de la señora Ada Colau. Pocos meses ha tardado en desprenderse de su conocido ropaje antidesahucios. Elevada a la dignidad de alcaldesa de Barcelona, la marca “stop” ha perdido la ese. Colau es, ahora, top. O sea, élite. De la cochambre al glamour en menos que canta el gallo reventón. De una actividad febril contra los desalojos, a la pasividad más institucional que mira hacia el cielo y olvida las heridas de la tierra.

La alcaldesa de Barcelona ni sanciona a las inmobiliarias ni a los propietarios de urbanizaciones vacías ni reclama al banco malo los miles de pisos que gestiona. La valentía de ayer, hoy se ha tornado cobardía. Algunos políticos ven a los parias de la sociedad como asideros para evadirse de la cárcel de sus miserias. El objetivo es alcanzar sus fines individuales. Una vez acceden al poder, prescinden de los desposeídos, se rodea de una guardia de corps integrada por antiguos compañeros de farra social, seguidores incondicionales, inmersos también en la escalada otrora imposible. La subida es rápida y vertiginosa hasta lo más alto. Lo que importa es ostentar la máxima jerarquía a fin de obtener los beneficios, que no los sacrificios, de la misma.

El favor de la gente les permite una credibilidad que, al poco tiempo, será sustituida por el apoyo de los jefes que siempre encuentran en su ascenso. Es el relevo de la  hipócrita postura populista por el marco oligárquico con el que soñaron. El engaño es una escalera de escalones torcidos que, al cabo, nos ofrece el verdadero rostro de estos miserables de espíritu que sostienen que el fin justifica los medios. Ya en la cumbre, el conflicto provocador de la vaguada será reemplazado en la cumbre por la ausencia de controversias y el ejercicio de lo políticamente correcto.

Dónde, Ada Colau, tu victoria si los ciudadanos que te auparon te reprochan tu abandono a los principios que defendisteis. No se debe olvidar que las complicidades nunca fueron perpetuas. Más dura será la caída. Decía Maquiavelo que los políticos honestos son ilusos que jamás triunfarían en la arena política. Para él, “es de gran importancia disfrazar las propias inclinaciones y desempeñar bien el papel de hipócrita”.

Y termino con Aristóteles. El estagirita definía al demagogo como aquel que corrompía la democracia pues aspiraba al poder alanceando la razón con picas de prejuicios, emociones, miedos y esperanzas para ganarse el apoyo del pueblo merced a su capacidad retórica y gracias al empleo sistemático de la propaganda.  Ada, señora Colau, va por usted. ¿Por qué antes sí y ahora no se posicionaba en la calle contra los desahucios? ¿Por qué?

 

 

 

One Response to TERETES.
Trepas.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    Como diría un castizo: “me pilla lejos Ada Colau”. Pero no tan lejos el 20-D.
    El 20-D ¿será o no será fatídico para España?. Aceptaremos democráticamente los resultados de las urnas, no así sucederá en Venezuela si un tal Maduro las perdiera pues ya ha amenazado con echarse a la calle, y mire usted por dónde todos los periódicos, periodistas y politólogos, dan a los compañeros de Ada Colau, amigos y compañeros en el viaje….¿hacia dónde? del demagogo por excelencia: Maduro de rama verde, pero no de olivo como la del buen gitanillo de García Lorca. Ya queda poco en Venezuela para saber su nueva andadura…¿ocurrirá como en Argentina?….o ¿resurgirá el chavismo más empecinado?….y ¿que ocurrirá en nuestro 20-D?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *