VENTANA DEL AIRE.
Pantomimas.
[Juan Andivia]

juan andivia(Texto: Juan Andivia) Algo me debe de estar pasando, porque este bamboleo de candidatos por los medios cantando, bailando, hablando de sus familias, de sus aficiones y jugando a lo que surja, pues no me disgusta. Obviamente no me aportan nada y los veo poco, porque también me cansan, pero el que dirigirá el país será el otro, el calculador, el narcisista, el sabelotodo o el flemático. Así que como diversión, está bien, para quien le valga, pero la campaña es otra cosa.

Nos hacen recordar que son seres como los demás, más limpios porque han sido escrutados con todo detalle y, aún así, parece que no tienen un pasado amarillista pero, como los demás, cuando hay que gobernar, las cosas cambian y ellos también.

Como se sabe, el obrar puede tener dos implicaciones por lo menos, una personal que satisfaría a cualquier persona coherente, pero privada y otra pública, cuando se ejerce desde esa perspectiva; y aquí ya se mezclan factores de bondad o de maldad, de conveniencia y de estrategia; no se trata entonces de actuar como se hubiera hecho sin esta responsabilidad colectiva, sino que aparecen la ética, el compromiso y el dudosa idea del bien común.

Quien representa a sus votantes debería llevar y traer al y del parlamento las inquietudes y necesidades de sus representados, pero esto no sucede porque, una vez elegidos, una entidad que creen superior les engulle: el partido, el grupo y la disciplina de voto. Es decir, la persona que encesta o que juega al futbolín, quien baila o canta o nada como un campeón quedará anulada por los conceptos anteriores que, en la mayoría de las ocasiones, no podrá decidir.

Mientras no se cambie la ley electoral y se camine hacia unas listas abiertas, esta pantomima de las campañas y las urnas no dejará de ser un bonito ejercicio de una democracia menor, que celebraremos especialmente quienes antes no hemos disfrutado de ella. Y, por supuesto, una manera diferente de llenar los estudios de televisión.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *