Laberinto social.
Supongo.
[Federico Soubrier]

federico soubrier(Texto: Federico Soubrier) Supongo que todos creemos encontrarnos en posesión de la razón, que los demás están equivocados, y que nosotros andamos solo a un paso por debajo de los dioses.

No dudo que cualquiera de nosotros sabría, en teoría, cómo educar mucho mejor a los hijos de los demás, esos que por supuesto son mucho peores que los nuestros, siempre hipotéticamente.

Pienso que todos los fanáticos, aquellos que están dispuestos a defender las políticas y los equipos de fútbol, indefendibles, sin importarles que sean los últimos de la liga o les estén cercenando la vida, no tienen antídoto ni solución.

Estimo que incluso en el altruismo impera el egoísmo de sentirse bien sobre el realizar la obra bondadosa que ayude a los demás. De hecho, las damas más adineradas y con más tonterías son las que te quieren pinchar la banderita en la solapa en el día a día de la solidaridad.

No dudo que se antepone a muchas cosas el querer aparentar siempre más de lo que se es, simplemente porque la vida es un conflicto de niveles. Tanto vales, tanto tienes.

Intuyo que el payaso pobre que divierte al rico se aprovecha de él, pero indudablemente quisiera ocupar su posición. No es lo mismo mover el rabo que lanzar mendrugos de pan.

Me consta que no hay herencia bien llevada ni familia totalmente avenida, y mucho menos si es la que se adopta por casamiento. El odio a la suegra se cuenta por cientos.

No entiendo por qué la iglesia jodió a las parejas fomentando que lo tienen que ser de por vida, cuando esta da tantas vueltas que a veces no sabes ni dónde te encuentras.

Afirmo que no existe Dios. Basándome simplemente en la amplia base cultural que lo constata y sobre todo en la vida y virtudes de aquellos osados que se atreven querer representarlo a lo largo y ancho del planeta sin ningún tipo de escrúpulo. La humanidad pretendió crear dioses en todos los lugares del mundo, y aquellos, los más parecidos a nuestra imagen, de alguna manera se les fueron de las manos.

Aseguro que si me equivoco y existe el infierno, no habrá lugar para mí, tendrán overbooking de pederastas, políticos y pedófilos, lo cual me obligará a pasar la otra vida en la terminal de algún aeropuerto celestial.

Imagino que usted lector, disentirá de mis pensamientos, pero espero que pueda aceptarlos al igual que yo permito que analice mi posibles incongruencias y las desprecie, las comparta o las ignore. Eso es lo que nos da la verdadera libertad, el ser capaces de no intentar invadir el espacio de otros, permitiéndonos  mantener el nuestro. Gracias por su comprensión y Feliz Navidad. Por cierto, lo del Blak Friday… fue otro engaño más, al igual que lo será la incipiente campaña electoral… al menos eso pienso yo.

Federico Soubrier García

Sociólogo y Escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *