La UNIA presenta en Perú la obra ‘Platero y yo’ en lengua quechua

La idea surge como parte del programa de actividades culturales y editoriales desarrolladas para celebrar el centenario de su publicación

Platero y Yo PerúLa Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ha editado la obra Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, en lengua quechua, que ha presentado en la Pontificia Universidad Católica de Perú, durante la visita que han realizado a esta Universidad las vicerrectoras de la UNIA, María Antonia Peña y Yolanda Pelayo.

En el acto estuvieron presentes además, de las citadas vicerrectoras, el magíster, Roger Gonzalo Segura, de la sección lingüística del Departamento de Humanidades de la PUCP y fue el Instituto Riva-Agüero de la Pontificia Universidad Católica el Perú donde tuvo lugar el acto de presentación. Esta  es la obra más universal del Nobel de Literatura,  Juan Ramón Jiménez, y  ha sido traducida a más de 50 idiomas después de más de 100 años, Platero sigue ampliando horizontes y esta vez se presenta en quechua, para que en todos los rincones del mundo se conozca esa historia tan sencilla pero de amor, la de un hombre enamorado de su tierra y de sus gentes.

Anteriormente, la obra se presentó en el Salón del Libro Iberoamericano de Huelva dentro Otoño Cultural Iberoamericano. La idea de editar en lengua quechua la universal obra de Juan Ramón surgió como parte del programa de actividades culturales y editoriales que se desarrollaron para celebrar el centenario de la publicación de Platero y yo (1914), en el que participó la UNIA, institución que también reeditó esta obra en versión de lectura fácil.

La UNIA ha gestionado esta publicación contando con la colaboración de los herederos de Juan Ramón Jiménez (Carmen Hernández-Pinzón Moreno); las fundaciones Zenobia-Juan Ramón Jiménez (que conserva y difunde su legado), Caja Rural del Sur y Morera & Vallejo; y la Diputación y la Universidad de Huelva.

La UNIA, que tiene una gran vinculación con la comunidad académica y universitaria iberoamericana, consideró que la traducción al quechua, un idioma internacional hablado por millones de latinoamericanos, era una obligación y una oportunidad tanto para difundir la obra del onubense universal, vinculado personalmente al Campus Universitario de La Rábida desde sus orígenes en 1943; como para mantener su compromiso con la cultura y formación en Iberoamérica, en este caso, aumentando la producción literaria en lengua quechua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *