Francisco Oliva, Pa’i Oliva, comparte en Huelva su mirada sobre Paraguay

El sacerdote explica en la Diputación y en El Granado la experiencia de su proyecto social en Asunción

El jesuita Francisco Oliva comparte estos días en la provincia de Huelva su experiencia y su mirada sobre la realidad de Paraguay, país en el que lleva trabajando más de 40 años. A través de dos encuentros, organizados con la colaboración de la Diputación de Huelva, el Ayuntamiento de El Granado y la ONGD Proyecto Dos orillas, Francisco Oliva ha trasladado a todos los onubenses que han querido participar en ellos su conocimiento y el trabajo que realiza en Paraguay, un país con un gran potencial de recursos pero con enormes desigualdades entre su población y unos índices de pobreza que alcanzan a un porcentaje muy alto de la misma, especialmente a campesinos desplazados de sus tierras por las grandes multinacionales e indígenas.

Tras una charla en la Diputación en la tarde del viernes, a la que asistieron numerosos onubenses, el Padre Oliva -conocido como Pa’i Oliva en Paraguay-, ha mantenido en la localidad de El Granado, un encuentro con voluntarios del Programa de Voluntariado Internacional de la Diputación de Huelva que han colaborado en el barrio pobre de Asunción donde el sacerdote vive y desarrolla su trabajo. En el encuentro ha participado la diputada provincial Laura Martín.

Desde el año 2009, más de una treintena de voluntarios han tenido la oportunidad de conocer su trabajo a través del Programa de Voluntariado y participar en las tareas educativas y de apoyo a los más desfavorecidos que desarrolla en el Bañado Sur. Actualmente, tres voluntarias onubenses de este programa se encuentran trabajando en la zona a largo plazo, tanto en el apoyo educativo a niños y adolescentes, como en el apoyo integral a las familias y en el fomento del cooperativismo y actividades productivas que generen pequeños ingresos para madres adolescentes.

El Padre Oliva, es un ejemplo de dedicación a los más desfavorecidos, por los que lleva trabajando toda su vida, lo que le ocasionado a lo largo de sus más de ochenta años numerosas situaciones de peligro, dado que su denuncia sobre las injusticias sociales ha sido permanente. Su compromiso social, religioso y político se ha desarrollado principalmente en América Latina, donde ha trabajado en Ecuador, Nicaragua, Argentina y, sobre todo, en Paraguay.

La Diputación de Huelva colabora con el proyecto del Bañado Sur, de la ONGD Proyecto Dos Orillas, a través de la convocatoria de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro del servicio de Cooperación Internacional.

Sobre el proyecto en el Bañado Sur

Los Bañados Norte y Sur de Asunción se encuentran en las orillas del río Paraguay, en el país del mismo nombre. Se llaman así por tratarse de asentamientos ubicados en las zonas inundables de la ciudad. El proyecto se localiza en el Bañado Sur de Asunción, un espacio de 2 por 4 kilómetros donde viven más de 25.000 personas.

Desde hace 14 años la Asociación Mil Solidarios acoge a casi 900 chicos desde cuarto grado hasta el fin del bachillerato. Van a sus colegios y acuden a las Asociaciones tres mañanas o tres tardes a la semana para apoyo escolar y para una formación humana y social que nadie les da. El fin último del proyecto es que un buen número de estos bachilleres, cuando terminen, puedan acceder a la Universidad. Por eso se trabaja para garantizar una serie de becas que permitan a parte del alumnado de la Asociación matricularse en la Universidad.

La población que se beneficia directamente de este proyecto son un centenar de jóvenes del Bañado Sur cuyos recursos son muy escasos pero que tienen muchas cualidades y gran interés en continuar con sus estudios. Sobre todo tenemos mucho interés en que mínimo la mitad de estas becas vayan destinadas a chicas, las cuales debido a su falta de recursos y la cultura heredada, suelen dejar el colegio antes que los chicos. En el Bañado Sur hay un gran número de jóvenes que con 13 años ya son madres. Es importante ofrecerles la posibilidad de un porvenir esperanzador, donde se puedan permitir el lujo de seguir siendo niñas algo más de tiempo.

La población beneficiaria indirecta es toda la comunidad del Bañado Sur, 16.000 personas, quienes, a través de estos estudiantes, tendrán acceso a un mundo de conocimientos y aprendizajes hasta ahora prohibidos para ellos. Otro gran beneficio será la visualización del Bañado Sur en el resto de la ciudadanía de Asunción, ya que hay mucha gente en la ciudad que no sabe que existe esta realidad, y quienes lo saben suelen juzgar despectivamente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *