IU-Unidad Popular quiere una Ley de Precio Justo para garantizar la renta de los pequeños agricultores

Daniel Hernando denuncia un sistema que cada vez deja menos margen a los pequeños agricultores

Daniel Hernando en Lepe 12 diciembreEl cabeza de lista de Izquierda Unida-Unidad Popular al Congreso de los Diputados por Huelva, Daniel Hernando, ha anunciado hoy que “queremos que se apruebe una Ley para garantizar precios justos a los productores agrícolas del tal forma que se fije un mínimo para la venta de sus productos a los intermediarios y un máximo para la venta de los mismos al consumidor final”.

De esta forma, se lograría que los pequeños agricultores no se vean sometidos a los bajísimos precios que les imponen las grandes compañías y que suponen que hay una diferencia entre el 400% y el 500% entre lo que paga el consumidor final y lo que recibe el productor. “Esta situación provoca que los pequeños agricultores y los jornaleros se ven sometidos tener que sobrevivir con reducidos márgenes de venta, los primeros, y al cobro de salarios cada vez más bajos, los segundos. Mientras, las grandes compañías logran grandes beneficios a costa de lo que pagan los consumidores finales, tras obtener los productos que venden por precios muy bajos”, expone Hernando.

Daniel Hernando también se ha referido a “la necesidad de tomar medidas en defensa de la soberanía alimentaria, para proteger a los sectores agroganaderos locales, entendida como un método para la transformación social. Esto haría que las producciones locales fueran más accesibles para la población, con precios asequibles y justos, tanto para los consumidores como para los productores”.

Hernando también ha denunciado “la excesiva concentración de la propiedad de la tierra, siendo prueba de ello que el 25% de los propietarios reciben el 70% de las ayudas que provienen de la Unión Europea. Esta alta concentración impide la redistribución justa de las rentas agrarias, que es un 65% inferior al de resto de sectores, porque una gran cantidad de pequeños agricultores y miles de jornaleros se ven obligados a someterse a las condiciones que les imponen los grandes propietarios”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *