Versos, música y palabras en Castro Marín

Castro Marín-Enrique Martin, Poetas JOevenesCastro Marín-Pedro Tavares presenta a Graciela Cruz Castro Marín-Filomena Sintra, concejala de castro Marin. Castro Marín-la clasica foto de familia Castro Marín-Paula Laranjo lee un poema de Ana Francisco(Texto y fotos: José Luis Rúa)  Pedro Tavares, poeta y mente inquieta donde las haya, fue el responsable de la organización de una tarde cultural distinta, de una sesión cargada de buenas vibraciones y sentimientos más allá de las fronteras. En el recinto cultural “Casa de la Sal” de Castro Marín, con la presencia de Filomena Sintra, concejala de cultura de la Cámara de Castro Marín, de Gema Martin, concejala de cultura del ayuntamiento de Ayamonte, de Rúa Nácher, autor del poemario “La noche en blanco”, y de una sala repleta de un público expectante, se dio inicio a una jornada repleta de versos, música y palabras, muchas palabras.

Ana Francisco abrió las puertas de la velada, con esa manera tan personal que tiene de decir las cosas, de susurrar palabras capaces de conformar los mejores versos y de secuenciar los minutos para transformarlos en nuevas historias. Filomena se dejó llevar por la emoción de ver de nuevo a escritores de un lado y otro de este Guadiana, cada vez más inmenso. Gema por su parte se sintió satisfecha de ver como por primera vez, asistía a una invitación que la dejaba sorprendida por su capacidad de convocatoria, y finalmente el autor, capaz de agradecer en dos palabras tanta generosidad y nivel poético por parte de los autores que conforman este nuevo poemario de los Poetas del Guadiana. Los versos de Tavares, Cabrita, Joao Pereira, Ana Francisco o Joao Viegas quedaron colgando junto a los de los pequeñines que ya habían sido depositados en los espacios abiertos de la sala. Y unos minutos después, les siguieron en castellano, los poemas de Clemen Esteban, Rua Nacher, Estrella García o Ana Ontiveros. Casados de nuevo los poemas lusos y los españoles.

Música de guitarra acústica, danza de las alumnas del colegio cercano, recitales poéticos en boca de algunas alumnas del colegio de Agrupamiento de Castro Marín, palabras del Delegado territorial del Algarve de Juventud y Deporte, Luis Romao. Y de nuevo se abren las páginas de una nueva publicación, que en esta ocasión viene de la mano de “los libros del estraperlo” de la editorial ayamontina Crecida. “Poesía Joven del Bajo Guadiana” recluta las nuevas voces de la creativa tanto de una margen como de la otra de este inmenso Guadiana. UN nuevo poemario y con ello, se mantiene la creación literaria escapando a corsés e indicaciones, dando libertad a los nuevos creadores.

Adonai SeguraClemen Esteban.En primer lugar es Antonio MIravent, miembro de Los libros del Estraperlo, quien hace una semejanza entre aquellos poetas jóvenes ayamontinos de principio de los 80, cuando de la mano del primer ayuntamiento democrático de Ayamonte, sacan a la luz un poemario de poetas Jóvenes. Allí están Eladio Orta, Aurora Cañada, Diego Mesa o León Acosta, hoy líderes de Poetas del Guadiana. Suenan las comparativas creadoras de antaño y de hoy. Suenan en la voz de Miravent y abren la ventana de la nostalgia.

Poco a poco, acompañados por las voces mas pequeñas que parecen haber escapado del aula, recitan los poemas de esos Poetas Jóvenes y nos dejan el buen sabor de boca, de quien se reconoce en la inquietud y en las esencias reivindicativas. Por el micrófono pasan Adonai Segura, Enrique Martin o Ana Ontiveros cada uno con su carga emotiva y sus juicios entre rebeldes y sociales. Y de la mano de Pedro Tavares, aparecen Graziela Costa, Ricardo Jerónimo, Sofía Borges y Ana Francisco. Para ellos, la sonrisa de los más pequeños de la clase recitando sus versos. Sus profesoras de antaño, hoy sus compañeras de recitales más recientes. Voces autorizadas y prestigiosas dejándose oír, Paula Laranjo dejando su impronta traída desde Faro y algunas otras llegadas de Tavira y Olhao.

Y en la sala, un público fiel y expectante, capaz de recrearse con cada lectura y de emocionarse con cada verso. Una tarde-noche que ya queda escrita en la memoria de este centro cultural a los pies de unas fortalezas que han soportado el paso del tiempo, como los versos hoy escuchados, que les van a seguir en su camino. Un gozo para nuestra salud cultural y un agradecimiento para tanta inquietud unida en el tiempo y el espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *