La Junta respalda ampliar el trasvase de agua al entorno de Doñana

El Consejo de Gobierno ha acordado manifestar su criterio favorable a la toma en consideración de la proposición de ley para el trasvase de 19,99 hectómetros cúbicos anuales desde la demarcación hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras a la del Guadalquivir, presentada por el Grupo Socialista del Parlamento de Andalucía para su tramitación en el Congreso de los Diputados.

El Ejecutivo andaluz considera prioritaria esta medida, que requiere la modificación de la Ley del Plan Hidrológico Nacional, con el fin de asegurar recursos hídricos suficientes para los regadíos y el abastecimiento de la comarca onubense del Condado. El trasvase también contribuiría a sustituir las extracciones de aguas subterráneas y aliviar así la presión sobre el acuífero Almonte-Marisma, del que se nutren los ecosistemas de Doñana.

Actualmente está comprometida una derivación de 4,99 hectómetros cúbicos anuales de caudal, que entrará en funcionamiento en el primer trimestre de 2016. Sin embargo, el Gobierno central, con competencia en la demarcación del Guadalquivir, no ha tramitado la necesaria ley de trasvase para ampliar esta transferencia en 15 hectómetros cúbicos adicionales.

La ampliación de este volumen está garantizada en el vigente plan hidrológico de la demarcación del Tinto-Odiel-Piedras, que recoge una reserva estratégica de 15 hectómetros cúbicos anuales para cubrir posibles déficits en zonas de alto interés económico y medioambiental. Se trata de la misma cifra que también establece la planificación del Guadalquivir como necesaria para rebajar las extracciones del acuífero de Doñana con destino a regadíos, sustituyéndolas con aportaciones superficiales. La propuesta del Grupo Socialista se dirige, pues, a materializar ambas previsiones hasta llegar a los 19,99 hectómetros cúbicos.

Desde el punto de vista socioeconómico, el Gobierno andaluz considera que el trasvase es fundamental para la agricultura de la comarca del Condado, históricamente afectada por el déficit estructural de recursos hídricos superficiales, especialmente en los sectores de la fresa y los frutos rojos del entorno de Doñana. En este sentido, además de respaldar la propuesta de la norma reguladora del mismo, la Junta solicita igualmente al Gobierno central las inversiones necesarias para proyectos prioritarios que deben ser declarados de Interés General del Estado, como la ampliación de la capacidad de transporte en el anillo hídrico de Doñana y el desdoble del túnel de San Silvestre y de los sifones en el canal del Piedras y en el Odiel.

El Ejecutivo autonómico recuerda también la importancia del trasvase para atender las necesidades del Plan Especial de Ordenación de Regadíos al Norte de la Corona Forestal de Doñana, aprobado por el Consejo en diciembre del pasado año con la doble finalidad de preservar los ecosistemas del espacio natural, incluido el acuífero Almonte-Marisma, y asegurar la sostenibilidad ambiental de los cultivos de su entorno.

Esta iniciativa, que supondrá unas inversiones públicas de 57 millones de euros en los próximos 15 años, afectará a una superficie de 64.457 hectáreas, de las que aproximadamente 9.340 son susceptibles de ser consideradas como regables (7.240 de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir y el resto de la del Tinto-Odiel-Piedras). Los municipios incluidos, todos de la provincia de Huelva, son Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado.

Garantía para Doñana

El plan especial tiene como principal objetivo solucionar el problema de la expansión no planificada de regadíos e invernaderos durante las últimas décadas. Este fenómeno ha provocado el estrechamiento de los corredores naturales y la proliferación de infraestructuras en explotaciones sin tener en cuenta la racionalidad de costes y el impacto ambiental.

Las más de 9.000 hectáreas que serán regularizadas se corresponden con explotaciones puestas en regadío antes de 2004 y que desde entonces han mantenido la actividad agrícola, así como con aquellas que tienen derechos de agua para riego.

La estrategia en marcha, que ofrece seguridad jurídica a los agricultores a la vez que garantías para la sostenibilidad de Doñana, incluye una serie de proyectos para aliviar la presión sobre el acuífero a través de obras de modernización de regadíos y de sustitución de extracciones de aguas subterráneas por trasvases procedentes de la cuenca del Tinto-Odiel-Piedras.

De estos proyectos, ya están en ejecución el 60%, destinados a mejorar el abastecimiento del Condado de Huelva y el Entorno de Doñana (16,2 millones de euros) y consolidar las explotaciones de la Comunidad de Regantes de El Fresno-Comarca del Condado (17,8 millones). Otras medidas destacadas son la clausura de captaciones no regularizadas, el deslinde de los arroyos de la red hídrica superficial y la modernización y revisión de la red piezométrica y de control de calidad.

Junto con el plan especial, la Junta también desarrolla un programa de medidas complementarias con una dotación de ocho millones de euros para intervenciones en agricultura ecológica, formación, diversificación económica, gestión forestal y prevención de incendios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *