Bernardo Romero: “Del pescaíto frito se habla poco como valor incuestionable de la cocina onubense”

El autor presenta este jueves en el Mercado del Carmen la cuarta edición de 'Huelva en su Salsa. 1000 recetas de cocina'

Bernardo Romero (2)Este próximo jueves 17 de diciembre Niebla Editorial presenta la cuarta edición de “Huelva en su Salsa. 1000 recetas de cocina” de Bernardo Romero, y lo hace de la mano de la Asociación de Comerciantes del Mercado del Carmen en la terraza de Casa Miguel,  a una hora tan intempestiva como las tres de la tarde. De eso precisamente hablamos con el autor de este ya por lo demás conocido libro de cocina.

HuelvaYa.- ¿Cómo es eso de presentar un libro a las tres de la tarde?

Bernardo Romero.- Le podría decir que es justamente la hora a la que suelo tener la cabeza, y para no despistarme pues prefiero eso, que sea a las tres de la tarde. Pero en realidad es la hora en que prácticamente está cerrado ya el Mercado del Carmen y nos hacía ilusión presentar la nueva edición en un templo del buen comer onubense como es la popular plaza de abastos.

HY.- Pero el libro ya es suficientemente conocido como para presentarlo ahora. Vio la luz hace ya siete años.

BR.- Efectivamente, pero la novedad es que ahora lo edita Niebla, y también que llevaba varios años agotado.

HY.- Niebla no para de editar.

BR.- Sí, está muy activa. Nos puso en contacto Luis Carlos Barrero, un amigo común, para intentar llegar a un acuerdo con la posible reedición de “La Cocina de Huelva” que publiqué con Remedios Rey de las Peñas a finales de los ochenta, pero al final no pudo ser por una serie de circunstancias, entonces le planteé a Rafa Pérez, de Rafa  y los Pérez, director gerente de Niebla Editorial, la posibilidad de editar “Huelva en su Salsa”. Mientras le dábamos vueltas al asunto surgió la edición de una nueva novela mía, “Santos, asesino en serie”, algo le debió ver el editor a las cifras de ventas de esa novela porque luego reeditó “La Vida Fácil”, que edité con una empresa malagueña hace tres o cuatro años, no recuerdo bien. Y ahora, casi dos años después, editamos el libro de cocina que nos unió, espero que no para siempre, porque aquí cada cual tiene sus gustos, y tengo la ligera sospecha de que a ambos nos gustan más las relaciones, duraderas o no, con las señoras.

HY.- Vale, vale, menos lobos Caperucita.

BR.- Le estoy hablando completamente en serio.

HY.- No, ya, si por aquí ya le conocemos. Tiene algún otro proyecto con Niebla Editorial.

BR.- Por supuesto, el jueves hartarnos de chocos fritos con los colegas, amigos y familiares que se quieran pasar por allí a las tres de la tarde.

HY.- ¿Cree que esa estrategia comercial será positiva para las ventas del libro?

BR.- No sé, pero es que la presentación es a la hora de comer y servidor, Rafa Pérez, y los demás miembros del celebrado conjunto musical Rafa y los Pérez, también comen. Y no se puede usted imaginar cómo comen.

HY.- Y en qué líos anda usted ahora metido, porque cuando no es una novela, es un libro de cocina, una exposición, una conferencia… ¿usted puede con todo?

BR.- Más o menos. De hecho este jueves toca conferenciar. Conferenciamos juntos Nicolás Ríos, que hablará también del libro de cocina, Miguel  R. Peguero, del bar Casa Miguel, donde se desarrollará el acto y que es toda una referencia en Huelva de la buena fritura de pescados, y servidor de usted, que también intentará glosar el pescaíto frito de Huelva, un rotundo valor de la cocina onubense del que se habla poco y vaya usted a saber por qué.

HY.-  Bueno, la cocina onubense está alcanzando unas cotas hasta hace poco impensables. Fíjese en la estrella Michelín del Acanthum.

BR.- Sí, pero eso no implica que tengamos que suprimir los chocos fritos de nuestra dieta, y menos de la tabernaria. Tampoco es cuestión de confundir el culo con las témporas. Lo del Acanthum es genial y ya hemos felicitado virtualmente a Santi Elías, esto dará un evidente impulso a la promoción turística onubense, pero no sería mala cosa que los turistas supieran cómo se elabora el mejor pescaíto frito en Huelva.

HY.- ¿Y cómo se hace?

BR.- Muy fácil, con cariño y con ciertos trucos que vamos a desvelar mañana en la terraza del Casa Miguel a partir de las tres de la tarde. Con cariño, sentido común y buen pescado, evidentemente, pero si quieres saber más, te pasas por allí y de paso nos tomamos unos vinos.

HY.- ¿Habrá vino?

BR.- Por supuesto, yo si no hay vino, no voy. Que conste.

Bernardo Romero se levanta, abraza a uno que viene a saludarle y luego a otro, viene una señora muy perfumada y elegante a la que le plantifica un par de besos y le pide una cerveza, al grupo se arriman otros dos y luego otros elementos más que se van agregando entre risas y abrazos. Apagamos la grabadora y nos vamos retirando con discreción, poquito a poco. Atrás van quedando las risas envolviendo la cascada inagotable del grifo del barril de cerveza, con pinta de no tener ya un segundo de descanso. Doblando la esquina todavía se oye al escritor onubense: “Una de chocos, churrita. Y pon también media de cazón en adobo”. Algunos tenemos que trabajar, aunque sea dando cuenta del modo y maneras que tienen otros de contribuir al progreso de la patria. Hemos conseguido al menos que Bernardo Romero, este tipo tan difícil de adscribir a ocupación u oficio medianamente definido, nos cuente algo de lo que tiene preparado para este jueves en el Mercado del Carmen. Chocos, libros y buen humor. Eso seguro, con este tío el buen humor no suele escasear. Eso saldremos ganando, risas y chocos. Y verlo invitar alguna vez, aunque sea a cuenta de otros. Vino y choquitos fritos. El libro a ver si nos lo regala. Veremos a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *