Laberinto social.
Feliz Navidad
[Federico Soubrier]

federico soubrierAnte todo, sumarme a este evento un tanto abstracto de ser felices por narices y querer mucho a todo el que se cruza en nuestro camino.

Felicitar a todos los comercios y grandes superficies que han metido a un Papá Noel en nuestras vidas, cuando la Santa Madre Iglesia dice que aquí, si no naces de un abrazo, eres un mal recibido experimento químico. Por lo menos me alegro de que se promocione de alguna manera el sexo, el que se entiende por sano, no el otro, del que no para de pedir disculpas la Cabeza Visible de Dios, que por cierto no me cae mal, es más, tengo que decir que es más valiente que todos los del equipo A ¡Felicidades Francisco!

Alegrarme de que ahora seamos una caja redonda, de aquellas de cartón de quesitos de la vaca que ríe y que cada porción ande loca buscándose la vida, algunas arrimando los cuernos contra una barrera en la que lo que importa es el nombre y no el equipo, exactamente lo contrario a lo que los votantes de a pie intentaron dibujar, otras vacilando algo más de lo normal, pero qué más da… ¡Viva la pluralidad!

Expectante por el discurso de su majestad de manera novedosa desde el Salón del Trono del Palacio Real, en el que seguramente pedirá unidad nacional y que a los españoles que andan bajo el umbral de la pobreza les vaya mejor. Espero que no tenga que convocar nuevas elecciones, ya que si multiplico unos sesenta euros por los números de miembros de una mesa y por más de cinco mil, los pluses de los miembros de seguridad dándoles cobertura, y yo qué sé más, evitándolas, lo mismo los indigentes podrían comer hasta  centollas en navidad.

Mal asunto el de Pedro Sánchez, encima o debajo de sus varones, queriéndose consolidar por bemoles, sin apoyos y a expensas de cambiar el federalismo por un referéndum o humillar a su electorado, en un punto que puede destrozar todo lo intentado por los votantes yéndose tal vez hacia un lado o hacia otro que increíblemente se encuentran en una distancia infinita.

Buen apoyo el de los obispos para que continúe gobernando Rajoy y haya algún dinerillo más que el del los cepillos.

Un peligro cenar en esas familia unidas en las que se producen la mayoría de denuncias por agresiones en un día tan señalado. Junta churras con merinas y estarás aviado.

Y para mostrar mi comprensión, felicito al Mundo, a España, a Huelva, y sobre todo a Mazagón, sin olvidar no sé por qué razón, a Pedro Duque, uno de los nuestros que pudo ver esta gran mentira desde el espacio exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *