Las generaciones poéticas onubenses: La poesía en la costa de Huelva, Isla Cristina

Isla Cristina poesía(Texto: Rafael Núñez Rodríguez y Alejandro V. Bellido) En Isla Cristina el carnaval ha capitalizado la creación literaria. Sin embargo, la riqueza de letras populares y satíricas, no impidió que unos cuantos a lo largo de los años noventa, aunasen esfuerzos para publicar poesía culta. En la década de los años noventa, se produjeron varios encuentros de poetas isleños. Estos encuentros destacaron por haber sido realizados sin ayudas institucionales. Entre sus participantes destacaremos dos nombres, María Gómez y Juan Venegas colaboraron de manera distinta en la tertulia del 1900.

El primero “encuentro de poetas Isleños” fue en 1992. Recordemos que ese mismo año, se publicó la primera antología producida en el 1900, “sobras completas”, esta publicación tiene mucho que ver con el tipo de publicación que se editaba en Huelva, en tanto que se trataba de una edición de modesta elaboración. El papel pese a solo tener unos veinticinco años se encuentra muy deteriorado. Esta pequeña publicación la pudimos consultar gracias a la ayuda de Paco Gónzalez, puesto que no se encuentra ni siquiera en la biblioteca pública de Isla Cristina. En las primeras página se expresaba el deseo de crear un Ateneo isleño, que todavía hoy sigue en construcción.

Los encuentros fueron amparados por la Asociación Familiar y Socio- cultural “Jaime Casanova Lluyot”. La intención del certamen era “dar a conocer la riqueza lírica de nuestro pueblo a través del tiempo”.  El encuentro tuvo lugar el 11 de diciembre de 1992. Los poetas antologados eran de distintas épocas. Desde José Caballero González, Manuel Bermúdez (1915), Ángel Grinda (1915), Manuel Lofon (Manuel Flores González), Antonio Figuereo Yaque, Catalina Columé Casanova, Juan Antonio Cores Gutiérrez, Francisco López Tierra, Marcelino Fernández “Zoilo”, Julio Toscano Buceta, Manuel Casanova Sampérez, Juan Figuereo Fernández, Hilario Flores, Dolores Beas, Encarnación Mila, Avelino Corral García, José Felix Navarro Martín, José Sosa Rodríguez,  Antonio Cárdenas, Augusto Thassio, Antonio Martín Tortosa, Juan Venegas Columé. De entre todos ellos destacaban Avellino Corral, de quien Vicente López ha rescatado sus poemas en una reciente edición.

En el encuentro que tuvo lugar el viernes 10 de Junio de 1994, fue organizado por la misma asociación, en ese volumen aparecieron la misma nómina de autores, incluyendo un poema de Francisco Mirabent Soler publicado en 1920 por la revista especial de fiestas. Sin embargo, el “Encuentro de Poetas Isleños” que tuvo lugar en otoño de 1997, nos regaló una cosecha de poetas con más calidad que las anteriores. El prólogo fue escrito por Maria Asunción Echague, la bibliotecaria de aquel momento. En ese volumen escribían poetas que ya habían aparecido como el propio Juan Venegas, Cárdenas o Thassio, Montferrer que hasta este momento no había colaborado en los dos volúmenes anteriores y a ellos se le sumaban, una joven llamada María Gómez Martínez, colaboradora y habitual de la tertulia del 1900, su poesía marcadamente actual y moderna destacaba de forma notable. Los poemas que componen su participación, tienen componentes culturalistas, como el siguiente que aquí mostramos:

Poesía de la Inapetencia

Juan Ramón, Amin Maalouf,

Gil de Biedma encima de mi mesa

y opto por hacerme

el crucigrama de El País

¿A esto se refieren

los que hablan de contracultura?

Yo creo que no es más

que tu ausencia mordiéndome

la tarde.

Como observamos la autora combina elementos de la cultura con una última imagen impactante. Sus poemarios hasta el momento habían sido “La Fotografía está blanca y Amanda.” Además por aquel entonces colaboraba en la organización de eventos con la diputación de Huelva. Por último, queremos destacar a Juan Vengas con su libro “Alham: Poemario de soledades y la divina melancolía” ganó un premio literario en El Centro Cultural Del Ejército de Valencia en 1994. Fue participante con distintas ponencias sobre el carnaval en el 1900. Su poesía es cercana a la sensibilidad becqueriana y romántica destilando melancolía. Los elementos paisajísticos de la tierra no faltan. El poeta vive rodeado de naturaleza y ella compone sus obras.

Definirte mar en vano:

desmentir el gris de tu vientre

con la luz azul del llano

sumergido y elevado de tu piel;

y saberte primavera

rota, hueca y empecinada,

y vestirte de azucenas

en las mínimas madrugadas de sal.

Abrazarte mar cercano:

asumirte y reconocerte

en las alas de tus manos,

sin oír las traiciones de tu voz.

En definitiva, se trataban de años muy prolíficos para la literatura onubense. No por ello esta publicación no paso de la mera anécdota en un pueblo propicio a la poesía popular y la gracia del carnaval. Por esta razón, para el interesado en el desarrollo de la poesía culta estos tres encuentros se tratan de tres datos a tener en cuenta por su rareza. Por otra parte, debemos recordar que Horacio Noguera en 1995 publicó una antología del carnaval llamada “Nuestros autores y sus letras”, que nos ayuda a comprender el arraigo cultural de una fiesta tan importante, como el carnaval, en el pueblo marinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *