Laberinto social.
Una de tarot político.
[Federico Soubrier]

federico soubrier(Texto: Federico Soubrier) Hoy he recordado que en las antiguas celebraciones de fin año era usual el que las familias, ya saciadas de comer alimentos que no se solían consumir durante el resto del año, tirasen de los juegos de mesa para mantenerse entretenidas y, de alguna manera, poder contestar al “¿Cómo os lo pasasteis?” “Nos acostamos a las cinco”. Relación diversión/tiempo que nunca he comprendido.

Mi preocupación, que no me quita el sueño, pero de alguna manera me parece absurda la posibilidad de que haya que repetir las elecciones tanto a nivel autonómico como nacional, más que nada por lo que nos va a costar, se me ha ocurrido practicar algo en lo que no creo, echarme un tarot, pero eso sí con la baraja española que es la que más me suena y de la que por supuesto no sé el significado de cada una de las 48 cartas que componen el mazo.

Seguro que no tienen una a mano pero en sus memorias pululan más o menos grabados los diferentes  palos y figuras que la componen.

En este caso no va a ser todo sota, caballo y rey. Comienzo por darle un símbolo a Rajoy y no encuentro uno más adecuado que el rey de oros; será por sus barbas blanquecinas y por la recuperación económica de la que presume, esa de subir un 0.25 a los pensionistas, más o menos siete euros al mes, unos 23 céntimos al día y decir que pueden consumir más.

Ya tengo que bajar a las sotas, los demás de momento solo son aspirantes, y me encuentro con la de copas, que asimilo a Pedro Sánchez por celebrar tanto que habían ganado las elecciones, mejor dicho, la presidencia, aunque a los varones no les salga del alma semejante afirmación y lo mismo hasta alguna esté mirando ya pisos en Madrid.

Continúo buscándole a Pablo Iglesias algo apropiado, me parece que la sota de espadas con su larga coleta y ese pincho tan porculero o en cualquier caso peligroso, le va que ni pintada.

Como van quedando menos, y a los de cuartos votos no les puedo dar caballos, pues la sota de bastos para Albert Rivera.

Ahora, por si se tuviesen que disolver, me haría falta la carta del As de Oros, que por algo me recuerda a nuestras monedas de euro, también para promulgar las nuevas elecciones si hiciese falta.

Se me olvidaba Artur Mas, a este sí le voy a dar un caballo, ya que cabalga de aquí para allá y además tiene la culpa de que no se pongan de acuerdo los de acá.

Barajo, corto, vuelvo a cortar, saco dos boca abajo, las volteo…”No me lo puedo creer”, solo el siete de espadas y un cuatro de copas… ¿dónde se me ha ido todo el personal? Ahora sí tiro de una guía de tarot y, la primera me indica “Aceptación de situación desfavorable” y la segunda “Compromisos sentimentales con varias personas e intrigas”.

Me quedo igual que cuando comprobé los números de la lotería de Navidad, con pedrea de lo echado en uno de ellos, pensando en invertirlo en la del Niño, a ver si lo pierdo todo, me vuelve a tocar lo mismo o me puedo retirar… Lo que tenga que venir  vendrá. Esto del tarot se me da bastante mal pero parece que en general, a todos nosotros, se nos da peor votar.

Federico Soubrier García

Sociólogo y Escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *