TERETES.
La Huelva de Cruz.
[Paco Velasco]

Paco Velasco(Texto: Paco Velasco) Silencio absoluto. Este articulista nada ha dicho en seis meses sobre el nuevo alcalde de Huelva. Al cabo, y siguiendo las recientes palabras de don Gabriel, me pregunto qué realizaciones distinguen la política material del sucesor de Pedro Rodríguez en el consistorio de la capital. Si el señor Cruz dice, y reitera, que su reto es mejorar el día a día de los onubenses, servidor debe estar sordo o ciego porque sus palabras y sus hechos no me llegan. Observen que no hablo de resultados. Sencillamente, de medios, de actuaciones.

Qué pasa, señor alcalde, con las malditas balsas de fosfoyesos. Qué avances se han realizado en este medio año largo. Qué modificaciones se han producido en defensa y recuperación de las empresas públicas. Qué políticas sociales se han aplicado para minorar la pobreza y las deficiencias de los barrios más necesitados. Qué acciones se han llevado a cabo para convertir el Ayuntamiento en motor de empleo.

Y de las carencias extremas de la red de transporte, qué me cuenta. Si nos explicara, al menos, sus gestiones a fin de acelerar la increíble velocidad del tren que nos comunica con Sevilla. Si se dignara a referirnos qué posibilidad existe de volcarse sobre la atracción turística de la ciudad. Y sobre el abandonado patrimonio inmobiliario de la ciudad, desde el edificio de Hacienda que se alza frente a su despacho hasta la antigua prisión de Isla Chica, ¿puede enorgullecerse de las acciones emprendidas para su rehabilitación y uso? Porque lo que es sobre el Banco de España, aparte de las fotos de rigor electoral, para qué inquirirle.

Hablemos de limpieza de las calles. ¿Cuáles son las líneas maestras de su política? Si se pasea, aunque sea de tarde en tarde, por la cercana avenida miss Withney, comprobará que bate todos los records de cacas de perro en la zona centro. Y si camina, lejos del coche oficial, por las barriadas más periféricas, ni le digo. Si nos adentramos en el asfaltado de calzadas, seguro que le pondré en un compromiso extraordinario.

Por cierto, qué hay de los proyectos estrella cuyo incumplimiento usted reprochaba a su antecesor. ¿Permanecen en algún agujero negro del firmamento o se han estrellado contra los baches del duro suelo de la realidad terrena? Y ya que estamos en el estrellato, qué satisfacción –a que no- con la decoración navideña, todavía no retirada. Del Decano del fútbol español, para qué.

Seis meses, don Gabriel. Seis meses. Cuánto habrá que esperar para que Usía descubra a los onubenses que su programa municipal estaba cargado de realidades factibles. Con qué intensidad hemos de rebelarnos contra el grupo municipal que le apoya si nos damos cuenta de que todo ha sido una trama de mentiras/golosinas a fin de engatusar a la ciudadanía. Cómo creer sus buenas intenciones si, en definitiva, desembocan en sumirnos en la tragedia del engaño sempiterno.

Señor Cruz, don Gabriel, confío en que no se repita el fiasco de su paso por la Delegación de Obras Públicas y la rehabilitación de viviendas de la Barriada de El Torrejón. Ojalá que no. Si vuestra señoría fracasó entonces, que aquello le sirva de experiencia ahora. No olvide que la persona astuta es quien usa la inteligencia para el engaño. Lo cual equipara al astuto con el mezquino. La gente de la ciudad, la Huelva de Cruz, no merece regidores de esta laya.

La Huelva de Cruz no debe reeditar la cruz de Huelva.

 

 

 

 

3 Responses to TERETES.
La Huelva de Cruz.
[Paco Velasco]

  1. No hay remedio, a ver si nos enteramos. Hace falta una gran manifestación contra el abandono sistemático de esta ciudad por politicos de uno y otro signo. Y os adelanto una cosa; la destrucción de nuestra ciudad, está programada y elaborada en la Gran Via y es cuestión de poco tiempo,

  2. Totalmente de acuerdo excepto en lo de las cacas de perro: la acera derecha, desde el Punto a la Plaza Doce de Octubre, puede que sea la que más cacas acumule por metro cuadrado, además de las manchas de meadas alrededor de las farolas, lo que, teniendo en cuenta la proximidad de la estación de Renfepor donde llegan algunos de nuestros visitantes les da una tarjeta de presentación y una imagen de ciudad abandonada.
    Y por poner otro ejemplo, la zona colindante con el “Centro de Interpretación” o “Puerta del Atlántico” que se supone que es un espacio para la visita de turistas está de pena: en el espacio de alrededor se combinan algunas plantitas verdes y piedras blancas con negras cacas de perro; lo que le da un gran colorido y también un ambiente perfumado como señal de bienvenida. ¡De pena!

  3. Aurelio Pino Domínguez

    No seamos impacientes con las gestiones de D. Gabriel Cruz, actual Alcalde de Huelva. En un Pleno de forma unánime se acordó la cesión de los terrenos para la construcción del Ambulatorio en Isla Chica. Está en manos de la Junta, lo cual ya es “coser y cantar”. Lo de la rehabilitación de la cárcel, estigma de nuestros sufridos homosexuales, ya falta menos. Los puentes a Punta Umbría, también es cosa de la Junta y de la Autoridad Portuaria, donde “desembarca” el conocido vecino de Punta, Sr. Barrero, D. Javier. Creo que deberá mediar para lograr que aquella promesa de Chaves, sea toda una realidad. La recuperación del edificio de la calle Santa Fé (mercado y luego comisaría de la Policía Nacional), tengamos algo de fé, que todo se hará. No sé qué “todo se hará”, pero se hará…¿no? y lo mismo digo para el edificio del Banco de España y el antiguo de Hacienda. Las luces en el puente que une a Huelva con Corrales, si no las pone la Junta, se montarán las que se pongan en las Colombinas si ello fuese necesario, pero habrá alumbrado. Del aeropuerto Cristóbal Colón, se lo dejamos al Sr. Caraballo, por aquello de eliminar obstáculos burocráticos. De la estación del AVE y la instalación correspondiente hasta Sevilla, se la exigiremos a Rajoy, aunque deje de ser Presidente del Gobierno, y tiraremos otra vez de las orejas a Pedro Rodríguez “Rodri” por habernos hecho soñar con el AVE, auqneu ya no sea alcalde de Huelva. ¡Animo, Sr. Cruz!….esto está “chupao”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *