Abogado de la familia de las víctimas del crimen de Almonte lamenta “el circo mediático”

Gustavo Arduán, abogado de la familia –padres y hermano– de las víctimas del doble crimen de Almonte, en el que asesinaron a una niña de ocho años y a su padre en abril de 2013 en el domicilio de ambos, por lo que está imputado F.J.M.R., por dos delitos de asesinato y que se encuentra en prisión preventiva desde junio de 2014, ha lamentado “el circo mediático” que se está produciendo alrededor del caso tras las últimas filtraciones.

En declaraciones a Europa Press, Arduán ha remarcado que, como defensa de la familia, está en “desacuerdo con todo lo aparecido en prensa, tras las últimas filtraciones”, que exceden, a su juicio, “de lo que debe ser el legítimo derecho de defensa que tan sólo lanza informaciones interesadas, que no se corresponden con las pruebas realizadas”.

Por todo ello, ha lamentado que esto “se haya convertido en un circo mediático de consecuencias insospechadas, siendo víctimas de todo ello los familiares de los fallecidos”.

Así, el letrado ha precisado que el día 21 de enero, día en el que la juez ha convocado a comparecencia a la defensa, a las acusaciones particulares y al Ministerio Fiscal, así como al propio imputado, por videoconferencia con el centro penitenciario, para concretar los hechos, tras la incoación del procedimiento para el juicio ante el Tribunal del Jurado, Arduán insistirá en que “se ha pretendido influir en la opinión pública con mentiras”.

Asimismo, ha mostrado su “malestar” por la publicación y difusión de conversaciones privadas “mantenidas entre paciente y médico y entre cliente y abogado, que están amparadas por el secreto profesional”, habiéndose traspasado, a su juicio, “por los artífices de dicha filtración la línea roja de la confidencialidad que debe presidir no sólo los actos médicos, sino la independencia profesional de los letrados”.

“Todo ello supone ello un grave atentado a los más elementales principios del derecho a la defensa”, ha remarcado el abogado de la familia, Gustavo Arduán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *