DESDE MI CABINA.
Comas está acorralado.
[Paco Morán]

Jugadores del Decano celebrando el gol ante la Balompédica Linense. (Espínola)

Jugadores del Decano celebrando el gol ante la Balompédica Linense. (Espínola)

Otro desencanto en el partido ante La Balona y otro coro que incesantemente pidió la marcha de Comas desde el primer segundo de partido. Lógico.

Y como viene siendo habitual, los aficionados mostrando el escudo que todos queremos, reivindicaron la vuelta al pecho de la camiseta, del auténtico escudo del Decano, secuestrado por el dueño desde hace dos años.

Pero no era el dueño el que estaba en el palco. Comas ha cogido miedo a Huelva y no aparece por el Colombino cuando hay partido. Sí lo hace alguna que otra vez aprovechando la noche para alguna reunión. Los que sí aguantaron la ira de los aficionados fueron ‘los tontos’ consejeros onubenses que sin nada a cambio, y mientras el dueño está escondido, ellos están ahí dando la cara y cavándose una tumba social en la ciudad.

Junto a Comas, los Martín se han convertido en las personas con menos crédito en la ciudad. Y todo ello por defender a ultranza al presunto asesino del Decano. No se puede ser más ‘tonto’. Todo por nada.

Y mientras el partido de estaba jugando, la noticia saltaba en la radio. Nos llegaban informaciones desde el diario El País, que Villar y Comas habrían podido ser cómplices en un presunto delito de créditos concedidos discrecionalmente a clubes, y que tienen al borde de la inhabilitación al presidente de la Federación Española. Préstamos como los otorgados al Atlético de Madrid en 2013 por valor de 11 millones de euros, o al Recreativo de Hueva de más de 200.000 euros, este último desvelado por el diario Marca. Esto puede ser constitutivos de un delito de administración desleal.

Pero no queda aquí todo esto, porque Huelva Deporte irá a la yugular de Comas junto al Trust, que también elabora esa denuncia para presionar a Comas y para ver si el juez obra en consecuencia con los presuntos delitos de los que se le acusarán.

El cerco a Comas parece estrecharse, pero lo malo es que no hay mucho tiempo para meter oxigeno en los pulmones de un Decano moribundo. Comas y sus consejeros han destrozado la entidad.

Estamos hablando de que el nuevo dueño tendrá que tirar todo abajo y comenzar de cero. Sin ir más lejos, ayer en la cantera en un partido Recreativo-Betis, se tuvo que jugar con los balones que traía el equipo verdiblanco. Una vergüenza.

Y a todo esto, Comas que sigue empeñado en sacar un tajada de siete millones de euros para su bolsillo, más diez y medio que le pide al Ayuntamiento.

Créanme que no veo la salida. Sólo conozco de momento a un empresario, que estaría dispuesto a  hacerse cargo de los pagos hasta final de temporada, además de asumir la deuda. Pero nunca este señor estaría dispuesto a dar a Comas siete millones, anquen le de los próximos 200 años para pagar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *