Las generaciones poéticas onubenses: ‘Invitados (2003)’

Invitados(Texto: Rafael Núñez Rodríguez) La tertulia Madera Húmeda siguió produciendo cultura en la década del 2000. Prueba de ello es la antología “Invitados” publicada en 2003 por la editorial Cacua y la Diputación de Huelva con una nota aclaratoria de Angel Poli. En ella se reunían autores de distintas generaciones y tendencias. Esta antología es el resultado de la pluralidad de una tertulia que invitaba a participar en sus lecturas a escritores tan distintos como: Santiago Aguaded, José Antonio Ávila, Juan Cobos Wilkins, José Manuel de Lara, Antonio de Padua Díaz, José Juan Díaz Trillo, Pilar Domínguez Toscano, Fernando Esteves Pinto, María Gómez, Javier Gómez Felipe, Marcos Gualda, Juan Antonio Guzmán, Ramón Llanes, Miguel A. Márquez, Manuel Moya, Antonio Orihuela, Uberto Stabile, Eva Vaz, Josefa Virella.

Si se puede reunir sensibilidades tan distintas como las que se encuentran entre las páginas de esta antología, ello quiere decir que quienes dirigían Madera Húmeda tenían claro que lo más importante era producir y gestionar la cultura en Huelva. Independientemente de las sensibilidades o las familias poéticas a las que pertenecieran los autores.

Por un lado, encontramos autores que habían participado en las antologías y movimientos literarios desde los últimos años del franquismo hasta la transición. Entre ellos, Ramón Llanes y Juan Antonio Guzmán. Ambos fueron directores del Club de Escritores Onubenses, aunque cercanos en sus actividades literarias, distintos en sensibilidades como podemos ver en esta antología. Juan Antonio Guzmán participaba, entre otros, con el siguiente poema:

LA ETERNA SED DE NIÑO EN EL ABISMO BLANCO DE LA VIDA

Aquí, desde mi orilla,

elegiré una concha.

El impulso me dicta

la grafía entre las olas.

Hoy no sabe mi vida

leer el chapoteo

más cercano a su carne.

En ésta, la otra orilla,

mi conciencia de mar

descifraba en la arena

el mensaje de antaño.

Mientras que Ramón Llanes participaba, entre otros, con este poema:

TUYO Y MIO

Tuyo el sabor de la gloria,

mío el sosiego.

Tuya la esencia de la brisa,

mío el sendero.

Tuyo el frágil susurro de las hojas,

mío el lamento.

Tuyo el cansancio de la tarde,

mío el misterio.

Tuyas las oraciones y las moradas,

míos los rezos.

Se aprecian notables diferencias, si bien tienen parecidos como la sensibilidad primaria centrada en la introspección, típica de los poetas románticos. Pese a ese parecido, el poema de Guzmán ha sido trabajado tanto en forma como en ritmo y contenido. Por el contrario, Llanes busca la forma sencilla y sentimental de un tópico poema amoroso.

A la vez podemos encontrar un autor como Juan Cobos Wilkins que comenzó a destacar en el panorama onubense, y más tarde en el nacional, a mitad de los años ochenta y que hoy es uno de nuestros autores más consagrados. Una de las obras con la que participa Wilkins en esta antología es un texto en prosa poética, que se diferencia entre tanta poesía:

DESPUÉS DE LA CITA

Al menos el dolor es compañía. El desprecio, incluso, es compañía. Y las terribles palabras y el saqueo. De dónde la desolación, la tempestad inmóvil, sino la inteligencia que no admite falacia y, sin embargo la urde y la propaga. Mi cita para asediar el castillo interior que tanto costó fortificarse no consuela, pero finge su ritual de seducción, repetida cansada. Quién regresa más de tú abandonado, quien se enfrenta a la libre posesión de día y de la noche si al menos su vacío lo acompaña. Cita: reténle, si, reténle. Para ese estigma que deslumbra y por él vive el pálido reflejo de la lírica.

Esta antología cuenta con la participación nos lleva directamente al bloque que componen los autores que formaron La Tertulia del 1900 y la ruptura con la sensibilidades previas en nuestra literatura, entre ellos se encuentran Marcos Gualda, Uberto Stabile, Antonio Orihuela, María Gómez, Antonio Díaz de Padua, Eva Vaz, Josefa Virella o Manuel Moya. Todos ellos, referentes básicos del mundillo literario en Huelva y fuera de ella. Estos poetas estaban acompañados por otros como Miguel A. Márquez, catedrático de Teoría de la Literatura en la Universidad de Huelva y ganador del Premio Odón Betanzos por su poemario “Semejante a la dicha”. Destacamos a este académico y poeta por ser cercano en sensibilidad lírica a los componentes del 1900:

POINT OF NO RETURN

Fulgor bajo la terminal nocturna,

cuando parten bandadas

salvajes semejantes a la dicha,

nómadas sobre estelas

mitad de fuego, mitad de aire,

cuando el aliento de las turbinas acelera

al corazón del águila, impelida

al abismo, impelida

a las alturas de la sangre.

Fulgor en los papeles de la noche,

cuando el marfil del frío

desgarra el pulso débil de la arteria

umbilical,

y detrás nunca quedan lágrimas,

ni adioses como nudos

sobre la yugular del horizonte,

ni voces como amarras,

ni vacíos o abrazos.

El incansable mar perdura

en su abrazo a la tierra,

el beso inextinguible de aire y fuego.

Se suceden las Horas,

las lunas cuentameses,

mas una ráfaga sin retorno

enhebra nuestros días.

En definitiva, esta antología recorre los caminos de la literatura onubense desde los años ochenta hasta la actualidad literaria de aquel momento. Sin duda un documento que puede servir de ayuda para entender como se desarrollaron las sensibilidades de una provincia tan llena de poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *