TERETES.
La posturita.
[Paco Velasco]

Paco Velasco(Texto: Paco Velasco) El gambito de Rajoy, que dijo Alberto Garzón, ha desencajado la mandíbula de algunos al tiempo que ha disparado su lengua. Nadie esperaba la jugada del presidente en funciones. Una expectativa inimaginable en la mente atormentada de quienes se frotaban las manos con el previsible espectáculo neroniano de un cristiano devorado por los leones. Pero no. Mariano no es tonto por mucho que determinados arúspices de la izquierda más rancia se empecinen en calificarlo como tal. Mientras el del PP estrujaba sus meninges ajedrecísticas, el visceral aprendiz de presidente del Psoe mantenía, con sonrisa del sino fatídico, la posturita del guapo oficial. Al acecho, la característica posición henil de un Iglesias hambriento de poder.

El gambito de rey es tan antiguo como Maquiavelo. Los maestros del ajedrez emparentan esta apertura con la celada porque aunque comporta graves riesgos, constituye una muestra indiscutible de la sabiduría humana. Los mercaderes del sillón ministerial creyeron, pobres, que el pontevedrés no vivía la realidad del pueblo. Mucho más sencillo: como desconfía del extranjero podemita y del vecino de Ferraz, ha volcado su residuo de presidente, aunque sea en funciones, para evitar la penetración en el Estado, tanto del forastero intruso como del residente arribista. Cierto es que Rajoy no es un ejemplo a seguir y, en muchos casos de corrupción, ni siquiera a respetar. Sin embargo, como buen secuaz de los principios maquiavélicos, se ha adelantado a los maestrillos de la escuela complutense precisamente en el terreno que ellos, tan ilusos como ambiciosos, creían dominar.

El todavía líder del PP, parte con ventaja en la carrera a la investidura. Ha ido desprendiéndose de mercenarios y ha rediseñado su corte personal con savia nueva. Sin embargo, mantiene la socarronería del gallego profundo que sabe que aparecer como bueno en un carnaval de malvados, sería tanto como buscarse la propia ruina. No existe el Estado ideal, salvo en la mente retorcida de algunos utópicos que disfrazan el fascio de su ideología con la túnica alcampera de sus prendas baratas. En defecto de aquel, se impone arreglar los desperfectos del sistema actual.

El dúo picapedrero es líder en posturitas. Rajoy sí tiene postura por más que cabree al personal por su actitud cobardona y acomplejada. Postura porque se ha atrevido, en un momento dado, a poner los huevos de una sola vez, saltándose su registradora mentalidad de nunca arriesgar en una suerte. Es la postura del regidor. La postura que explica el cambio de precio de los productos en los abastos públicos. Y si falla la postura, la compostura. Compostura como construcción pero también como convenio y, por supuesto, como modestia y mesura.

Pablo y Pedro compiten en el fotomatón de las posturitas artificiosas y de las poses de divos. Mientras se miran el ombligo en el espejo del tiempo que regresa, el tonto de la derecha ya previno la hecatombe, aprobó los presupuestos generales del Estado, sigue presidiendo el gobierno y contempla una nueva convocatoria primaveral de elecciones. Los reyes de la pose y de la posturita siguen mirando con fijeza cateta y ramplona a la cámara de los fotógrafos oficiales a ver quién de los dos presenta la cara más fashion. Uno se pide un Armani con pantalones rotos. El otro, una camisa al estilo tanio o montero, a imagen y semejanza del genio del lerrouxismo travestido.

Rajoy, el del gambito, se ha comido la caja de gambas, de las de Huelva, que los posturitas pretendían meterse entre pecho y espalda. A conformarse con las cáscaras toca.

 

2 Responses to TERETES.
La posturita.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    ¿Qué diría usted, “luisgomez99”, si el partido más votado con 122 o 123 escaños, que para lo que van a valer es igual, hubiese sido el PSOE y Podemos solo 40, como ha sido el caso para Ciudadanos?….pues ése es el auténtico problema. Se ha roto el bipartidismo y hemos entrado en un caos de siglas de partido que de momento no nos llevan a ningún gobierno. Y estoy en la seguridad de que el gobierno que salga sin tener que repetir Elecciones Generales, será un gobierno inestable, con muchas limitaciones e imposiciones que en definitiva traerán la desconfianza de nuevas inversiones, tanto nacionales como de origen extranjero. Nos pasará al igual que la película de Casablanca, que siempre les quedará París y a nosotros los españolitos, nos quedará el turismo, siempre que no caigamos en huelga si, huelga no. Esperemos acontecimientos.

  2. Es digno de elogio que Vd use su magnífico léxico para venir a decir que el Sr. Rajoy ha ejecutado a la perfección su papel de espectador para dejar las cosas como estaban; con el riesgo de que nos lleve a nuevas elecciones donde, al parecer, los resultados serán muy similares y solo tendremos que esperar casi 6 meses para ver si hay alguna solución. Espero que las gambas no le sienten mal, porque por su actitud no se merece comer tan rico manjar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *