Restauración integral del Cristo Yacente de San Juan

cristo yacente san juan del puertoLa Semana Santa 2016 de San Juan del Puerto pasará a la historia local por la restauración de la talla del Cristo Yacente (S. XVII). Lucirá en todo su esplendor en la tarde del próximo Viernes Santo 25 de marzo. La escultura, de las pocas de esa fecha que procesionan en la provincia de Huelva, es una obra anónima del círculo del imaginero Pedro Roldán, siendo antigua su devoción en el municipio.

Noticias documentales dan cuenta de la fundación de la Hermandad de la Soledad, y el 18 de julio de 1573 se había erigido en la iglesia conventual de los Carmelitas quienes fomentaron la devoción al Santo Entierro y Soledad de María en sus conventos. El de San Juan del Puerto fue fundado en 1529 y en su iglesia radicaba la Cofradía de la Soledad que daba culto también al Santo Entierro.

Cuando esta iglesia y convento fueron clausurados por su estado ruinoso, las imágenes y enseres se repartieron entre otros templos y el Cristo Yacente, portentosa escultura en madera policromada, fue trasladada hasta el templo parroquial donde actualmente sigue venerándose a los pies de la Virgen de los Dolores. Y como consta desde muy antiguo, la imagen procesiona el Viernes Santo como actualmente lo hace acompañada de la Virgen de los Dolores. La Hermandad celebra anualmente una misa en su honor en noviembre, ofrecida por los hermanos difuntos exponiéndose ese mismo día a veneración de los fieles en besapié.

El presidente de la Hermandad del Gran Poder, Santo Entierro y María Santísima de los Dolores, Antonio Manuel Quintero Rebollo, firmaba un convenio de colaboración con la Fundación Cajasol el 18 de julio de 2015 y con el Ayuntamiento de San Juan del Puerto el pasado 27 de abril donde acuerda hacerse cargo de otra parte del gasto de dicha restauración.

La restauradora que viene realizando estos trabajos de intervención es Ana María Beltrán Ruiz, licenciada en Bellas Artes y especialista en conservación y restauración de obras de arte. Beltrán consideró necesaria la actuación pronta sobre este bien para frenar el deterioro, previa realización de TAC y devolverle su lectura original para preservarlo de posibles daños.

El tratamiento llevado a cabo viene consistiendo en la limpieza superficial del polvo; fijación de toda la preparación y policromía en peligro de desprendimiento; fijación y relleno de grietas; fijación de piezas sueltas o mal colocadas; limpieza química y mecánica de la suciedad y repintes; estucado con coletta y sulfato cálcico en zonas donde falte preparación; reintegración cromática a base de pinturas al agua; barnizado de la superficie pictórica; reintegración puntual con pigmentos al barniz y barnizado final con pulverizador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *