Vázquez da la cara por sus compañeros

Jesús Vázquez abriendo un balón a banda. (Espínola)

Jesús Vázquez abriendo un balón a banda. (Espínola)

El capitán del Recreativo de Huelva, Jesús Vázquez, ha dado una entrevista a los compañeros de la Cadena Ser en Huelva en la que ha abordado la difícil situación por la que pasa el equipo y también la suya propia, ya que el hecho de estar defendiendo a sus compañeros le está provocando múltiples problemas con el accionista mayoritario de la entidad.

Vázque ha indicado a este respecto: “Estoy en muchas peleas y muchos enfrentamientos, que al final no salen a la luz pública, con los dirigentes, los directivos y los dueños del club”.

Según Vázquez éstos lo tienen “entre ceja y ceja, ya que piensan que eres la bandera de todas estas cosas negativas, pero yo tengo claro que tengo detrás de mí a unos compañeros, compañeros en muchos casos muy indefensos y yo tengo que dar la cara con ellos, y hablar las cosas muy claras”.

Sobre Álvaro Roncal ha manifestado que “quería sanear y que las cuentas fueran claras, pero no lo dejaron y se marchó. No llegó al mes”. En cuanto a la situación del club no espera solución hasta el mes de junio, resaltando que “puede ser que estemos casi un año sin cobrar”.

El mediocentro onubense comentó entre otras cosas que “dada la situación tan rara de este año, creo que ahora lo que más nos importa son las victorias. Estas dos últimas victorias nos han venido muy bien porque nos alejamos un poco de la zona baja. El equipo va a ganar en confianza y en autoestima, que al final es algo muy necesario. No podemos pensar o creer que el equipo tiene que jugar mejor o hacer las cosas de mejor manera, porque eso al final nos pasó en la primera vuelta. En muchos campos no fuimos inferiores a otros rivales, y con fallos muy gordos y muy puntuales perdíamos los partidos. Ahora parece que nos está pasando lo contrario, estamos siendo un poco más sólidos y no estamos jugando del todo bien, pero estamos ganando partidos. Eso es fundamental, el conseguir victorias, el salir de la zona baja. Es un poco el orientar este presente para que el futuro no se nos complique y lleguemos al final de temporada con problemas. Tenemos que centrarnos en eso, en sacar resultados y obviar un poco el juego”.

Sobre su papel en el equipo destacó que “siempre he sido un jugador que he dado la cara y que he sido responsable en ese sentido. En los buenos y los malos momentos. No tanto en los buenos porque eso es un mérito de todos, pero como he sido capitán durante mucho tiempo en los malos creo que me correspondía y lo he hecho, y lo haré con el mayor honor posible, defender a mi club y a mis compañeros. Es una temporada complicada y en mi caso estoy en el ojo del huracán”.

No dudó en hablar tampoco el futbolista del Recre sobre el hecho de que estuviera señalado, al no cobrar nada cuando otros de sus compañeros si lo hicieron. “Es algo que a lo mejor la gente no sabe. A mí es algo que no me preocupa, ya me coge también con mucha experiencia, casi en los últimos momentos de mi carrera y como he dicho hay gente muy indefensa, gente muy joven, gente que está empezando en este mundo y yo en algún momento he querido ser un caparazón para ellos, de protegerles y de quitarles esa responsabilidad o culpabilidad. Que me la echen a mí, que tengo mis armas para defenderme y así lo he hecho. Depende también de quién venga ese dedo señalador, le doy más o le doy menos importancia. Entonces, tampoco me preocupa en exceso”.

En cuanto a su renovación en el Recre dijo también que “no me arrepiento para nada. Cada vez que tenga la oportunidad de jugar y de defender al Recre, creo que no es algo para arrepentirse. Yo pensé que las cosas iban a cambiar, ya que así se me dijeron. Yo negocié con un señor que vino aquí, que era el que iba a estar en el día a día. La verdad es que me convenció, pero ese señor duró un mes y entonces ha cambiado todo mucho”.

Quiso romper una lanza a favor de Álvaro Roncal, asegurando que “en ciertos momentos he escuchado y he leído mucha crítica contra Álvaro Roncal, pero yo puedo decir que tenía las cosas muy claras. Sabía lo que quería hacer y en ningún momento lo dejaron. No sé si llegó al mes. Yo negocié con él mi contrato, mi renovación y me convenció porque tenía una idea y un objetivo. Quería sanear y que las cuentas fueran claras. Pero no le dejaron y se marchó. No llegó al mes, pero venía con una intención y al no dejarle, pues tuvo que abandonar porque no quería ser de esa partida. Supongo que los que no le dejaron fueron los dueños del club, los que tienen ese poder y esa potestad para hacerlo. Se lo quitaron de en medio”.

Sobre los contactos para la venta del club indicó que “no tenemos mucha información y lo que sabemos es través de vosotros, de los medios. No pedimos ni exigimos mucho menos, pero ahora hay tanto jaleo que no sabemos quién tiene la potestad para vender y tal. Se habla de Gildoy, del Ayuntamiento y de la Federación de Peñas, pero la verdad es que hay mucho movimiento y no sabemos muy bien cómo va a quedar y en que va quedar. Es lo preocupante, vemos que pasan los días y todo sigue igual. Y a nosotros y a los empleados nos vienen y nos dicen, nos alientan o nos animan con una intención, que esto pueda cambiar. No tenemos nada de información”.

Tan claro tiene que nada va a cambiar hasta junio, que el propio Vázquez reconoció que “alguna vez se lo he comentado a los compañeros. Puede ser que estemos casi un año sin cobrar. Aquí hay gente que no ha cobrado nada y puede ser que lleguemos a esta situación. Es una situación muy mala la verdad. Aunque no sea un experto, una venta no se hace deprisa y corriendo. Hay mucha información, mucho papeleo y me da la sensación de que no se alargará más del verano, que será cuando haya que pagar sí o sí. En caso contrario se desciende por impagos. El club iría a liquidación y por eso la fecha tope para mi es el 30 de junio, el verano. Esperamos que antes se llegue a una solución”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *