Piden diez meses de cárcel por cortar orejas y rabos a perros sin sedación

El Ministerio Fiscal solicita diez meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de oficio, profesión o comercio relacionado con animales durante dos años para un trabajador portugués de una finca de Cumbres de San Bartolomé, al que acusa de cortar las orejas (otodectomía) y los rabos (caudectomía) a diez perros, de su propiedad, sin sedación ni asistencia sanitaria de ningún veterinario.

Según reza en el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal considera los hechos constitutivos de un delito de Maltrato de Animal Doméstico al considerar que este hombre, con el fin de preparar a estos perros para la caza mayor, procedió por sí mismo, sin ninguna asistencia veterinaria, ni sedarlos de alguna forma a cortarles las orejas y los rabos.

El fiscal detalla en su escrito que dicha operación habitual para perros de caza debe realizarla un veterinario anestesiando a los animales y extremando el cuidado para evitar daños sobre todo en la columna vertebral, sin embargo, el acusado “la realizó en vivo, sin suturar ni limpiar debidamente las heridas”.

Por estos hechos, agentes del Seprona inspeccionaron el lugar y al ver el estado de los animales, con heridas en “carne viva”, infecciones y larvas vivas, muestras de dolor y rehusando el contacto humano denunciaron los hechos, a consecuencia de las lesiones y examinados los perros por el veterinario de la OCA de la Sierra Occidental, comprobaron “la absoluta incorrección” de lo realizado, las heridas, cicatrices e infecciones de los animales, presentando la mayoría incontinencia urinaria por la caudectomía y uno de ellos dolor crónico a la palpación por posible neuroma.

Del mismo modo y a colación de un comunicado enviado por la Guardia Civil informando de que unas 32 personas –seis veterinarios y 26 cazadores– habían sido detenidos en el marco de una operación contra el maltrato animal en la provincia de Huelva al cortar supuestamente orejas y rabos, el fiscal de Medio Ambiente, Alfredo Flores, incide en que no hay constancia de la existencia de “ninguna red de veterinarios implicada en el maltrato”.

Por último, asegura que éstos “están colaborando en la investigación del Seprona y, en principio, serán peritos de la acusación”, así como que el Ministerio Fiscal no tiene constancia de ninguna sentencia condenatoria por estos hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *