Acusan al Ayuntamiento de Cartaya de censurar una obra de teatro “por miedo a otros titiriteros”

El Consistorio alude a una obligación de programar un espectáculo de danza para justificar su cambio de opinión

mirada-Cuarta-Pared_EDIIMA20150508_0523_22El Ayuntamiento de Cartaya podría haber censurado la obra teatral ‘La mirada del otro’, una representación que lleva al escenario los encuentros entre víctimas y arrepentidos de ETA en la cárcel de Nanclares de la Oca (Álava) entre 2011 y 2012, según recoge la página web eldiario.

La compañía Proyecto 43-2, responsable de la función, ha denunciado en una nota que ha subido a su facebook que el espectáculo, inicialmente programado para el próximo 9 de abril, se cae del cartel por el miedo del equipo de gobierno a protagonizar una polémica similar a la de los titiriteros en Madrid.

Según eldiario, Proyecto 43-2 aclara en el comunicado que el técnico de cultura visionó en verano de 2015 el vídeo resumen del espectáculo, lo aprobó y después “solicitó incluir la representación dentro de las ayudas para exhibición de espectáculos que facilita el INAEM a través del programa Platea.

Ahora, para justificar el cambio de opinión -comunicado el 17 de febrero a la compañía- el Ayuntamiento alude a una obligación de ese programa de incluir en el cartel un espectáculo de danza”.

La mirada del otro se ha representado desde abril de 2015 en 23 teatros de España. Pasó por Madrid por última vez hace un mes escaso, programada por el Teatro del Barrio. Previamente estuvo en la Sala Cuarta Pared.

Según recoge la información de eldiario, la obra recrea, a partir de conversaciones reales, los encuentros entre víctimas y victimarios que tuvieron lugar en el País Vasco entre 2011 y 2012, cuando se paralizaron. Esas conversaciones surgieron como parte de un proceso de reinserción de los presos etarras que estaban dando pasos para alejarse de la banda y de la violencia, dispuestos a pedir perdón a las víctimas y a comprometerse a reparar el daño mediante el pago de su responsabilidad civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *