Laberinto social.
Vergonzoso chantaje inglés.
[Federico Soubrier]

federico soubrier(Texto: Federico Soubrier) Esa Europa que en su día se las dio de chulapa ha demostrando la poca vergüenza que tiene aceptando el chantaje del Reino Unido.

En un juego en el que los países elitistas se están beneficiando de los arrastrados a los que reiteradamente se les obliga a machacar su población, entre los cuales por cierto se encuentra España, que ha vendido el bienestar de sus ciudadanos por un puñado de escaños, no he oído ni a un solo político europeo al que le importe un ápice perder su dignidad en esta bajada de pantalones.

La prensa cuenta poco sobre sus exigencias. Parece que existe un pacto a nivel europeo para engañarnos a todos y no explicarnos a fondo lo que han acordado:

  • Quieren que no se tenga en cuenta que pasaron del euro cuando Europa, a los demás, nos destrozó las economías imponiéndonoslo.
  • Exigen más poder para bloquear la legislación europea. En resumen, poder vetar lo que les salga de las narices, lo que se dice “una vara de mando”.
  • Piden mantenerse al margen del proyecto de integración europea, lo cual sería el estamos sin estar, beneficios sí, pérdidas no, derechos todos, obligaciones casi ninguna.
  • Pretenden bloquear los beneficios sociales a los trabajadores que llegan de otros países de la Unión Europea, pongamos un españolito de a pie, cuando ellos los tienen si trabajan en alguno que no es el suyo, pongamos ahora, un guiri en España.

Todo esto, ya pactado, supone una discriminación y estos meapilas que nos representan se han saltado los valores que ellos plasmaban en su documento de fundación y que paso a transcribirles:

“La Unión está fundada, según la propuesta de la Convención, sobre los valores de respeto a la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto a los derechos humanos. Esos valores, que se enuncian en el artículo I-2, son comunes a los Estados miembros. Además, las sociedades de los Estados miembros se caracterizan por el pluralismo, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la no discriminación. Esos valores juegan un papel importante, sobre todo en dos casos concretos. En primer lugar, el respeto de esos valores es una condición previa para toda adhesión de un nuevo Estado miembro a la Unión, según el procedimiento enunciado en el artículo I-57. En segundo lugar, la violación de esos valores puede dar lugar a la suspensión de los derechos de pertenencia de un Estado miembro a la Unión (artículo I-58).El incumplimiento de estos valores fundamentales viene a recalcar la gran mentira que han montado los países más ricos para potenciarse aun más a costa de los demás”.

Lo mismo mañana piden Algeciras para que su territorio británico de ultramar sea un poco más extenso y poder ampliar su aeropuerto gibraltareño a la vez que nuestra vergüenza inmemorial.

Vuelvo a insistir en que no entiendo que un alemán se pueda jubilar cuatro años antes que un español habiendo cobrado una media de mil euros más al mes durante toda su vida laboral.

Cuando se permite que haya ciudadanos europeos de primera y de segunda clase y el Reino Unido, al que se le ve el plumero imperialista, puede tener un referéndum para poder salir de esta indigna Europa con el apoyo de la misma, permítanme reclamar otro en nuestro país que nos dé al menos la posibilidad de intentar que “cada palo aguante su vela” y no todos los tontos las de Bruselas.

Federico Soubrier García

Sociólogo y Escritor