Condenas de entre cuatro meses y dos años para los implicados en la trama de carnés de conducir falsos en Huelva

Buenaposada, condenado a un año y tres meses por un delito continuado de falsificación de documento oficial y prevaricación

Imagen de archivo de la detención del que fuera jefe provincial de Tráfico, Andrés Sánchez Buenaposada. (Foto: ED/El Mundo Huelva Noticias)

Imagen de archivo de la detención del que fuera jefe provincial de Tráfico, Andrés Sánchez Buenaposada. (Foto: ED/El Mundo Huelva Noticias)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva ha condenado al que fuera durante tres décadas jefe provincial de Tráfico, Andrés Sánchez Buenaposada, por la trama de los carnés fraudulentos a un año y tres meses de prisión por un delito continuado de falsificación de documento oficial en concurso con otro delito continuado de prevaricación, al tiempo que lo inhabilita para empleo o cargo público aunque está ya jubilado, según publica Rosa Font en http://pagina3huelva.es/.

Dos meses después de que el ex jefe de Tráfico y otros siete imputados se sentarán en el banquillo por la llamada Operación Traba, que en 2009 sacó a la luz una trama de carnés fraudulentos, la Audiencia ha encontrado pruebas para condenar a cuatro de los acusados, incluido Sánchez Buena Posada, que ya ha anunciado que recurrirá el fallo.

A lo largo de más de 100 folios folios, la sentencia a la que ha tendido acceso www.pagina3huelva.es y ABC, repasa los testimonios y escuchas telefónicas que se escucharon en la sala durante la vista, así como las pruebas documentales argumentadas por el tribunal para emitir su fallo, que tiene en cuenta en todos los casos la atenuante de dilaciones indebidas, ya que el caso se juzgó pasados más de siete años desde que saltó a la luz.

Al coordinador de examinadores, J.C.P.G. lo inhabilita por un delito continuado de prevaricación a la pena de dos años y dos meses, mientras que a M.C.P.R. , examinadora, la considera autora un delito continuado de tráfico de influencias y un delito continuado de prevaricación, a la pena cuatro meses de prisión e inhabilitación especial de dos años y seis meses para empleo o cargo público; y por el delito de prevaricación, la pena de inhabilitación especial de dos años y dos meses para empleo o cargo público.

En cuanto al agente de la Guardia Civil de Tráfico implicado en el caso, M.A.E., lo condena como autor de un delito continuado de tráfico de influencias cometido por funcionario público, a las penas de prisión de cuatro meses, e inhabilitación especial de dos años y dos meses para empleo o cargo público. En todos los casos, impone la octava parte de las costas procesales.

La trama funcionaba, según expuso la Policía, a través de una lista recomendados, pertenecientes al grupo de aquellos que figuraban en las listas blancas de los examinadores y funcionarios –se obraban ‘milagros’ en la obtención de los permisos de conducir-, o aquel otro grupo que no llegaba a pagar sanciones o multas porque desaparecían o se rompían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *