Reconocen en Alemania a un jamón de Huelva como el mejor producto ecológico

jamón más caro del mundo ultima3-webEl jamón que produce Eduardo Donato en la Sierra de Huelva no deja de recibir premios y parabienes. Ya se sabía que el suyo es el jamón caro del mundo, con un precio muy alejado de cualquier bolsillo: 4.100 euros por una pieza. Ahora, acaba de recibir lo que puede considerarse el premio mayor, el Oscar o el Goya del mundo de los jamones, ya que la Biofach de Nurember (Alemania) lo ha distinguido como el mejor producto de cuantos participan en la que está considerada como la feria de producción ecológica más importante del mundo.

El artífice de este premio no es otro que Eduardo Donato, silvicultor ecológico, responsable de la firma Jamones Ecológicos de Jabugo, que solo a título de ejemplo, puso a la venta las pasadas Navidades una edición especial de 62 piezas ibéricas de la variedad “Manchado de Jabugo”.
La variedad “Manchado de Jabugo” (cerdo ibérico puro) representa fielmente al cerdo ibérico de antaño con escasa precocidad productiva. La variedad “Manchado de Jabugo”, en pureza, está en condiciones por las propias características de la raza de aprovechar los variados recursos de la dehesa, para ofrecer unas piezas cárnicas, tanto curadas como frescas, con unas características identitarias y, por ello únicas, que suelen destacar entre el resto de las variedades de la raza ibérica, aunque siempre compartiendo las condiciones y atributos que el patrón racial marca.

Jamones Ecológicos de Jabugo, S.R.L.U. conocida también por Dehesa Maladúa, es una empresa familiar, heredera de una gran tradición, con gran reconocimiento en el sector, por la calidad excepcional de sus jamones, paletas, embutidos y crema de sobrasada.

En Dehesa Maladúa el “Manchado de Jabugo” nace, crece y se reproduce en pleno parque natural llegando a estar prácticamente asilvestrado como los jabalíes, ya que comparten territorio con ellos, en un ecosistema único en el mundo, constituido por dehesas de encinas, alcornoques y quejigos declaradas por la Unesco Reserva de la Biosfera.

Siguen una alimentación propia de este ecosistema, nutriéndose de su alimento básico: unos pastos de características únicas, bellotas, gramíneas, leguminosas, frutos silvestres, agua de manantial y aire puro.

Según los responsables de la empresa: “Nuestro firme compromiso con el medio ambiente nos obliga a tener una producción limitada; esta producción está muy buscada por la defensores de productos naturales y, por tanto, administramos hasta dónde la producción nos alcanza”. Y continúan: “La mayor parte de nuestros consumidores son fijos y les servimos a domicilio; en general la demanda suele ser mucho mayor que la oferta; el consumo nacional representa un 70% repartido entre consumidor final, asociaciones de consumidores de productos ecológicos, tiendas especializadas y restaurantes; el otro 30% se exporta a Francia donde contamos con dos importadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *