TERETES.
El conde Arnaldo.
[Paco Velasco]

Paco Velasco(Texto: Paco Velasco) Otegi ha salido de prisión. El mensaje independentista recorre las esquinas del País Vasco. La brecha española de la barrabasada catalana se ensancha con la estrategia abertzale vasca. El camino soberanista se abre al público de la comunidad norteña. Arnaldo dice esta canción a la gente de su cuerda, la que con él va.

El de Elgóibar tiene claro que el derecho a decidir está truncado. Desde España, sí, pero también desde Francia. El abrelatas de Otegi se llama Podemos. Y a Iglesias pide apoyo para construir un estado propio para Euskadi. La negación de la violencia y del asesinato constituye el lema del patriota de la parabellum. Hombre de paz, dice Pablo. Mecaschis. De paz. Como Salvador Allende. Tiene narices. Dónde queda, Benedetti, tu poema.

Paz y Otegi. Qué leche de paz puede representar quien consigo vive la guerra del odio a España. Qué puñeta de paz me traslada el que vuelca todo su amor en la conquista del poder por la fuerza del asesinato. Quién se adentra en la senda de la paz con el plutonio de la inseguridad. La paz, que decía Benito Juárez, pasa por respetar a los demás. El hombre de paz no apoya el terrorismo. Otegi.

Mientras, los diputados españoles jugando a congresistas y divirtiéndose con panfletos electorales en la sede suprema de la representación popular. Yo te doy la mano (emporcachada) y tú me sacas en un plató de la televisión sec(x)taria en busca de propaganda y agitación. Pues tú me has dicho rufián y yo te digo mamón. O me cambias el CNI por medio millón de votos, o tú me das la tele pública y yo te presto trescientos mil tuits de apoyo.

EL conde Arnaldo en la mañana de San Juan. Quo vadis España. Quo vadis. Cuídate España de los condes Arnaldo y de sus bufones de corte, llámense Antonio que pablo Manuel, que Jesús y apellídense como todos sabemos. Conde Otegi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *