La abogada acusada de apropiación dice que el dinero de la fianza era suyo

fotonoticia_20160308184804_800La abogada onubense María Teresa Largo, que se ha sentado este martes en el banquillo de los acusados por un delito de apropiación indebida y deslealtad profesional por supuestamente quedarse con 2.000 euros de la fianza de un cliente que defendió en 2006, ha negado los hechos y ha asegurado que el dinero era suyo y después, cuando la Audiencia lo devolvió, ella lo recuperó.

Durante su declaración, ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva, ha detallado, en relación a esta cantidad, que “en ocasiones” ella “presta dinero a sus clientes” para hacer frente al pago de las mismas mientras estos lo reúnen o logran la financiación. “Es un favor que les hago, porque sé que es un dinero que no se pierde”.

Así, ha indicado que en este caso también lo hizo, y depositó el dinero “en la confianza de que iban a lograr la financiación, pero finalmente no se les concedió el crédito por cargas anteriores en la hipoteca”. Por ello, ha insistido en que cuando la llamaron desde la Audiencia Provincia recogió el dinero de la fianza.

Sobre la relación con este cliente, Largo ha argumentado que el hijo y la nuera de la denunciante se pusieron en contacto con ella para contratar sus servicios jurídicos, pero una vez que salió en libertad, tras el pago de la citada fianza, dejó de defenderlo al no poder pagarle sus honorarios.

Al respecto, ha indicado que pidió a estos clientes un pago inicial de 1.200 euros, que recibió en metálico y entregó un ‘recibí’, pero ha negado que recibiera más dinero de estas personas, así como que les pidiera 12.000 euros por seguir adelante con su defensa.

De igual manera, ha hecho hincapié en que “nunca” habló con la denunciante, siempre con la que era su clienta –su nuera–, y que “nunca” le reclamaron la fianza hasta la interposición de la denuncia.

Por su parte, tanto la denunciante como su nuera han mantenido durante la vista oral que entregaron a la abogada “las cantidades de 1.200 euros y 1.500 euros en concepto de minutas y los 2.000 euros de la fianza y que nunca recibieron justificante alguno”.

Por estos hechos, la Fiscalía ha solicitado un año y seis meses de prisión para la letrada, el mismo tiempo de inhabilitación para el ejercicio de su profesión, una multa de 2.700 euros y una indemnización de 2.000 euros.

El fiscal considera probado que en 2006, la acusada, por entonces letrada de F.J.I.M. y J.S.L.S., recibió de M.C.M.R., madre de uno de ellos, la cantidad 2.000 euros para cubrir una fianza y evitar la prisión provisional decretada.

Pasado un tiempo, el Supremo ratificó la condena y la Audiencia dictaminó la devolución de este dinero, si bien la Fiscalía entiende que la abogada había recibido el dinero pero “nunca” lo devolvió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *