La pobreza tiene rostro y es femenino

mujerEn el Día Internacional de la Mujer trabajadora, CCOO ha denunciado nuevamente que “la mujer onubense es la peor pagada de España, con un salario medio que no llega al Salario Mínimo Interprofesional”. En este sentido, se ha puesto el acento en que “el 45% de las trabajadoras onubense no llegan un salario mensual de 322 euros y que el 68 % de las mujeres son contratadas a tiempo parcial, este tipo de empleo con bajas cotizaciones,  tiene un impacto directo sobre las prestaciones contributivas a las que acceden cuando están en situación de desempleo y a las futuras pensiones”.

Carmen Arenas, responsable  del Área de Mujer y Políticas de Igualdad de CCOO Huelva ha apuntado que “venimos de una sociedad machista y patriarcal y  a pesar de haber conseguido grandes avances con respecto a la igualdad, la realidad y los datos muestran que no han sido suficientes”. “La inserción de las mujeres al mercado de trabajo debe de acompañarse de un cambio social y económico, si esto no ocurre, la igualdad  real será de difícil consecución”, ha subrayado.

Para Arenas, “países como Noruega  han apostado por combatir la desigualdad  aprobando ambiciosas  leyes, con ellas han conseguido aumentar la presencia de las mujeres en los consejos de administración al 44%, crear una red de guarderías públicas subvencionadas, ampliar los permisos de paternidad a 10 semanas , etc.. Todas ellas, medidas encaminadas a garantizar la inserción de las mujeres en el mercado laboral sin tener que renunciar a una verdadera conciliación entre ámbito personal y profesional”.

Finalmente, desde CCOO se ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para que acudan a la manifestación de esta tarde, a las 17:00 horas, convocada por el movimiento feminista que saldrá desde la Plaza del Litri. El objetivo es exigir a los que gobiernan leyes  promulgadas desde el consenso,  que garanticen la igualdad efectiva, para que las mujeres  estén en el mismo plano de igualdad que cualquier otro ser humano, porque “somos iguales en derechos, y no debe ser cuestión de género lo que determine la vida de una persona en este país”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *