Absueltos los dos acusados de estafar a trabajadoras extranjeras en Palos

El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva ha absuelto a los dos hombres, padre e hijo, que fueron juzgados en febrero acusados de estafar a una ciudadana marroquí con la cantidad de 1.500 euros a cambio de un contrato de trabajo y por alojar en una vivienda de su finca, ubicada en Palos de la Frontera, donde también trabajaron, a otras tres mujeres de esta misma nacionalidad en una casa en condiciones insalubres en febrero de 2013.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, el juez ha absuelto a estos dos hombres de los delitos de estafa y contra la salud pública al considerar que no hay indicios suficientes para condenarlos.

Para ambos la Fiscalía, que no va a recurrir el fallo judicial, pedía cuatro años y medio de prisión –un año y medio por estafa y tres por un delito contra la salud pública–, y, como responsabilidad civil, una indemnización a la citada ciudadana marroquí de 1.500 euros por el dinero defraudado y no devuelto, y otros 1.000 para las demás por los perjuicios causados.

Durante el juicio, los dos acusados negaron los hechos y ningún testigo pudo corroborar el citado pago de 1.500 euros por parte de esta trabajadora a uno de estos empresarios.

A su vez, ambos acusados también negaron el pago de la citada cantidad, así como que la finca careciera de agua potable. Al respecto, el padre, encargado de las condiciones de la finca, precisó que “el agua de la casa no era potable, solo para regar y asearse”, pero que a unos 20 metros de la misma había un grifo que dispensaba agua apta para el consumo humano y “a los trabajadores se les informaba”, cuestión que corroboró otro trabajador.

Al respecto, también declararon agentes de la Guardia Civil, que se presentaron en la finca avisados por otra patrulla ante la posibilidad de “existencia de problemas” con los trabajadores, quienes les comunicaron que habían requerido asistencia médica al consumir el agua no potable, lo que les había provocado “fiebre, lesiones en la piel y dolores de estómago”, así como que la casa era “bastante precaria”, sin embargo los agentes no pudieron corroborar los análisis de las muestras que se tomaron de dicha agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *