Cómo evitar las consecuencias del exceso de trabajo

La sobrecarga en el trabajo es una de las causas principales de estrés, de ese cansancio físico y mental que se deriva de la alta exigencia, del tener que responder por encima de las posibilidades de una persona. Hay que tener cuidado con el estrés, porque puede conllevar trastornos y patologías de un calado considerable.

Desgraciadamente, el estrés no es la única consecuencia del exceso de trabajo. Puede acabar afectando de manera incisiva a la vida de una familia, que ve como uno de sus componentes pasa poco tiempo con los demás y, las pocas veces que puede hacerlo, tiene la cabeza en otra parte.

Puede ser percibido como una falta de interés manifiesta, sin mencionar que la no respuesta a las situaciones cotidianas puede terminar también con la sensación de sobrecarga del otro miembro adulto de la pareja, sobre todo cuando ésta tiene hijos. El exceso de trabajo se convierte entonces en una causa del distanciamiento que puede desembocar en ruptura, separación y divorcio.

Por qué evitar un divorcio

Un divorcio tiene consecuencias en la vida de las personas que lo sufren, aunque se haya intentado ejecutar de forma pacífica.

En primer lugar, afecta al plano personal. Deja una sensación de fracaso en la pareja ya rota, e incluso puede reducir la autoestima. Sentimiento de culpabilidad y de rechazo también pueden ser habituales. A ello hay que sumar el nivel emocional, en el que se puede sufrir tristeza, enfado, confusión, inseguridad respecto al futuro

Si hay hijos de por medio, el no compartir las responsabilidades y decisiones respecto a ellos puede ser también causa de inseguridad. Se suma el miedo a que éstos rechacen a uno de los miembros de la expareja, porque lo vean como culpable o porque estén manipulados del otro lado. Los hijos, por su parte, pueden reaccionar con agresividad, deprimirse, mermar su rendimiento escolar

Ante este panorama, es mejor ponerse manos a la obra para evitar la separación, si ésta tiene que ver con causas laborales. Hay herramientas que se pueden incorporar al trabajo para evitar el exceso de éste, para facilitar la tarea del trabajador y tener tiempo libre para la familia. Por ejemplo, hoy en día, con el uso tan extendido del teléfono móvil o Smartphone, podemos encontrar muchísimas aplicaciones para ayudarnos en este sentido.

Tener los conocimientos adecuados

Un emprendedor o empresario suele implicarse mucho en el negocio. Quiere que todo marche bien porque se trata de su medio de vida, pero también es posible que tenga trabajadores a su cargo o pagos que hacer frente a los que quiere ir dando respuesta.

Para optimizar el tiempo que dedica a la empresa, es necesario que cuente con los conocimientos adecuados. Repercutirán en el buen funcionamiento de la misma, pero también en acortar plazos en las diferentes acciones que se acometan, lo que implica más tiempo libre.

La formación empresarial en campos como los Recursos Humanos, el Marketing, la estrategia empresarial, el manejo de redes sociales y el control de la economía empresarial ayuda una gestión empresarial integral. Es fundamental, además, para poder tomar las decisiones correctas en el día a día y ante los contratiempos que puedan surgir.

Uso de softwares de gestión

Los sistemas ERP permiten controlar de forma efectiva la información de la empresa, coordinar a los diferentes departamentos. Se trata de un programa que registra y ayuda a diseñar los procesos desde que los productos entran en el almacén hasta que llegan al cliente y éste lo paga. Gracias a la conexión multidispositivo al programa tienen acceso los diferentes responsables de cada eslabón de la cadena.

Estos sistemas de gestión integral se han desarrollado y adaptado a las exigencias de cada sector de actividad: industria alimentaria, de la moda… Los autónomos transportistas también cuentan ya con su software de transporte, que agiliza la gestión económica y administrativa con una interfaz muy fácil de manejar. Da respuesta a por qué es cada más utilizado por PYMES del sector del transporte.

Financiación

El acceso a la financiación puede convertirse en una auténtica tortura para el pequeño, mediano o gran empresario. Como se suele decir, muchos bancos y cajas cortaron el grifo cuando comenzó la crisis, y solo teniendo muy clara su posibilidad de devolución (para lo que piden un sinfín de requisitos y documentos) se aventuran a conceder un crédito.

Desgraciadamente, esto es un lastre para la economía, que se encuentra en situación de estancamiento. Quienes tienen una idea o proyecto no pueden ponerlo en marcha por no contar con los medios necesarios, y hay quienes ni siquiera comienzan con el Plan de Empresa previo por temor a que, a su finalización, el banco les dé un “no” por respuesta.

Por suerte, hay una alternativa en los préstamos online. Hacen más fácil el acceso a financiación porque guía en el proceso de búsqueda, a veces demasiado farragoso por la gran entidad de tipos y de entidades que los ofrecen. Su comparador de préstamos (y comparador de créditos) no viene sino a facilitar la vida del potencial empresario.

Cuando la separación es irremediable

Llega un momento ya no ayuda ni el optimizar (y reducir) el tiempo que se dedica al trabajo ni eliminar quebraderos de cabeza como el acceso al crédito cuando la familia no cuenta con recursos. Si la relación de pareja ya está demasiado desgastada o se juntan otras causas al margen de lo laboral, el divorcio es inminente.

Cuando las separaciones matrimoniales son inevitables, lo mejor es culminar con el proceso cuanto antes, a ser posible mediante un divorcio exprés, que es más rápido y evita costes. Ante el proceso que se abre, puede ser fundamental que las partes cuenten con buenos abogados matrimoniales, especialistas en cuestiones relacionadas con la familia.

Los abogados se especializan a lo largo de sus carreras, por la formación y por la práctica, y no todos cuentan con los mismos conocimientos en todas las materias. Será un experto el que, ante un divorcio contencioso, busque acuerdos en torno a la potestad de los hijos, las visitas, la atribución de la vivienda familiar, la pensión…

Seguro que ambos componentes ponen de su parte para no llegar a una situación que puede resultar traumática, pero cuando es peor seguir juntos, lo mejor es asumirlo y que cada uno rehaga su vida cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *