El estudio de la sangre, conductos bronquiales y alveolos, claves en la detección de cáncer de pulmón

estudio NeumosurUn estudio realizado de forma conjunta por especialistas de Neumosur (Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur de España) que desarrollan su labor profesional en el Complejo Hospitalario de Huelva y la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Huelva ha puesto de manifiesto la utilidad del análisis metabolómico, es decir, de sus metabolitos de la sangre, así como de los conductos bronquiales y los alveolos pulmonares (mediante la técnica del lavado broncoalveolar o LBA) para cribar de forma precoz posibles casos de cáncer de pulmón.

Según ha informado Neumosur en una nota de prensa, pese a que se tratan aún de resultados preliminares, –lo que obliga a trabajar en nuevos estudios con un mayor número de muestras–, el trabajo de investigación liderado por el doctor Antonio Pereira ya ha conseguido detectar que tanto en suero como en LBA se observa cómo los metabolitos sufren cambios en aquellos pacientes que padecen cáncer de pulmón en un estadio inicial.

Así, esto ayuda a solventar uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la lucha contra este tipo de tumor (uno de los más prevalentes y con mayor índice de mortalidad): su diagnóstico tardío.

Precisamente uno de los aspectos sobre los que ya trabaja esta línea de investigación reside en el hecho de que los metabolitos que permiten diferenciar pacientes con o sin cáncer de pulmón en suero y en LBA no son en su totalidad los mismos.

“Tanto en sangre como en lavado broncoalveolar los cambios que sufren metabolitos como la urea, la carnitina, los lisofosfolípidos y los fosfolípidos tienen un comportamiento análogo, pero se dan respuesta dispares en otros casos como la fosfocolina, que aumenta en LBA pero disminuye en suero, o sobre todo en el glutamato, asociada al estrés oxidativo, que aumenta en suero pero disminuye en el LBA”, ha explicado el doctor Antonio Pereira.

Uno de los aspectos más novedosos de este estudio reside en la incorporación del análisis metabolómico de muestras del LBA, nunca empleadas previamente para la detección del cáncer de pulmón, por lo que se trata de una línea de investigación hasta ahora “inédita” emprendida por estos especialistas onubenses.

La realización del lavado broncoalveolar es una técnica “sencilla, segura y, por lo general, bien tolerada por los pacientes”. Se basa en la introducción en los conductos pulmonares de una solución de suero salino que luego es aspirada. El líquido resultante permite realizar un análisis citológico, químico o microbiológico de los conductos bronquiales y alveolos pulmonares.

Posteriormente, ese líquido es analizado mediante espectometría de masas y cromatografía de gases para así establecer los potenciales biomarcadores que determinen la existencia de un cuadro de cáncer de pulmón.

CONGRESO DE NEUMOSUR

En concreto, el análisis pionero del LBA como herramienta para la detección precoz del cáncer de pulmón será, a buen seguro, uno de los temas más novedosos que se abordarán en el 42º Congreso de Neumosur, el principal encuentro científico sobre investigación, diagnóstico y tratamiento de patologías respiratorias del sur de España, y que congregará en El Rompido, en Cartaya, a más de 350 especialistas de todo el país entre este jueves y el sábado.

Junto con este tema, otros de los asuntos capitales a abordar en esta edición del congreso serán las últimas novedades en cuanto a líneas de diagnóstico y tratamiento de una enfermedad respiratoria rara como la fibrosis pulmonar idiopática (que hasta hace muy poco carecía de tratamiento), de nuevas pautas diagnósticas y de tratamiento para una enfermedad respiratoria con un repunte en prevalencia como es la tuberculosis o de una iniciativa europea pionera para el tratamiento antitabaco en pacientes con problemas psiquiátricos graves.

MESAS REDONDAS

Estos y otras temas de interés científico-profesional se abordarán en las siete mesas redondas de este encuentro, cuya programación se verá completada con cinco simposios, distintos talleres de actualización formativa (dirigidos tanto a especialistas como a médicos de Atención Primaria), así como otras tantas sesiones de pósteres y comunicaciones científicas.

La celebración de este encuentro también contará con una destacada presencia. La del profesor Juan Pérez-Mercader, físico sevillano que desde hace una década forma parte de la plantilla de investigadores de la Universidad de Harvard, donde forma parte del equipo que estudia posibles condiciones de vida fuera de la Tierra. Pérez-Mercader ofrecerá una lección magistral en la que expondrá los principales hitos de su labor en la prestigiosa universidad americana.

Tras avanzar estos contenidos en la rueda de prensa de presentación del Congreso, el presidente del comité organizador, el doctor Jesús Grávalos, junto con el presidente de Neumosur, el doctor Francisco Casas, han hecho un repaso de la situación de las patologías respiratorias en Andalucía, caso del cáncer de pulmón o la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), que son causantes del 12 por ciento de defunciones en la comunidad autónoma, y sobre las cuales se debatirá durante los próximos días en este encuentro científico.

En su repaso, han destacado la prevalencia e impacto del cáncer de pulmón en la población andaluza, ya que supone globalmente la primera causa de muerte por cáncer, con una tendencia claramente ascendente en los últimos diez años en las mujeres.

EPOC Y EL TABAQUISMO

Aunque si alguna patología respiratoria va a tener un tratamiento destacado en el 42º Congreso Neumosur esa va a ser la EPOC, ya que es actualmente uno de los trastornos respiratorios que presenta mayor prevalencia y mayor impacto social y económico. Es por ello que la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) ha declarado el presente curso (2015-2016) como Año SEPAR de EPOC y Tabaco.

En la actualidad, la EPOC constituye la cuarta causa más frecuente de muerte tras el cáncer, la cardiopatía isquémica y las enfermedades cerebrovasculares, aunque puede considerarse la primera causa de muerte evitable ya que está asociada al tabaco. Pese a ello, existe un amplio desconocimiento de esta enfermedad obstructiva respiratoria ya que, según estudios, sólo un 17 por ciento la conoce, lo que posibilita que haya un gran infradiagnóstico tanto entre mujeres (un 86 por ciento) como entre hombres (67 por ciento).

Tan sólo en la provincia de Huelva se estima que más de 19.500 personas con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años (tramo de edades con mayor prevalencia de la patología) padecen esta enfermedad y no son conscientes de ello, por lo que carecen de diagnóstico y tratamiento.

La deshabituación tabáquica se ha evidenciado como una medida eficaz de prevención de la enfermedad y con una simple espirometría realizada en un centro sanitario de Atención Primaria puede ser detectada.

“La EPOC, a pesar de ser crónica y mortal es muy desconocida. En este sentido, resulta fundamental trabajar en el desarrollo de iniciativas de divulgación básica entre la población resaltando la importancia de la EPOC en el grupo de pacientes con enfermedades crónicas”, ha dicho Arnedillo.

Por ello, ha solicitado a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía sea “sensible a esta realidad y contemple la participación de forma activa de los especialistas en Neumología en el Plan Andaluz de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas”.

Aparte de su enorme prevalencia y el alto grado de infradiagnóstico y desconocimiento, la EPOC es una enfermedad altamente consumidora de recursos. Está detrás del 10-15 por ciento de las consultas en Atención Primaria, del 35-40 por ciento de las consultas de Neumología, y del ocho por ciento de los ingresos hospitalarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *