La cabaña del cerdo ecológico onubense acapara el 54,30% del sector andaluz

Huelva no cede en su posición de liderazgo en Andalucía, donde se sitúa muy por delante de Sevilla, en segunda posición

cerdo ecológicoLa cabaña del cerdo ecológico avanza en Huelva y se eleva hasta las 1.604 cabezas para asentar un incremento del 35,24 por ciento con respecto al ejercicio anterior, cuando se extendían por las dehesas onubenses 1.186 ejemplares de porcino criados bajo los máximos criterios de sostenibilidad.

La provincia acapara así el 54,30 por ciento del sector en la comunidad autónoma, que sigue también una línea ascendente para registrar ya, según los últimos datos comunicados al Sistema de Información de la Producción Ecológica en Andalucía (Sipea) por los distintos organismos de control autorizados para la certificación, un total de 2.954 individuos amparados por los más elevados niveles de sabor y excelencia. Hace un año la región contabilizaba en su conjunto 1.447 ejemplares.

Esta tendencia de crecimiento –Huelva disponía en 2013 de 1.071 cabezas de cerdo ecológico–, supone, según ha puesto de relieve a Europa Press el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Pedro Pascual Hernández, una prueba más de la “apuesta decidida” por el jamón de calidad y la diferenciación en la provincia.

Algo a lo que, según ha apostillado, contribuye también de “un modo trascendental” ese otro hito que es la incorporación del nombre Jabugo a la Denominación de Origen Protegida y el propio arranque del Centro de Innovación y Promoción del Cerdo Ibérico en la localidad serrana que pone su sello al origen del “embajador por antonomasia” de la gastronomía onubense en todo el mundo.

Huelva no cede, en consecuencia, en su posición de liderazgo en Andalucía, donde se sitúa muy por delante de Sevilla, que escala hasta la segunda posición con 1.061 cerdos ecológicos (el 35,92 por ciento). Les siguen Cádiz, que dispone de 162 cabezas (el 5,48 por ciento); y Córdoba, donde se localizan 99 (el 3,35 por ciento).

Más circunstancial es la presencia del porcino ecológico en provincias como Málaga o Jaén, que completan el mapa del sector en la comunidad autónoma con 21 (el 0,71 por ciento) y siete (el 0,24 por ciento) ejemplares, de manera respectiva. Una prueba “irrefutable”, desde la óptica de Pedro Pascual Hernández, de que “ponemos en el mercado una producción con el valor añadido que aporta la garantía de ser, además de exquisito, un alimento saludable”.

La provincia también se mantiene como referente en cuanto al número de explotaciones y el peso de la actividad transformadora asociadas de un modo directo al porcino ecológico. Huelva evoluciona hasta los 47 aprovechamientos, un 30,56 por ciento más que en el curso pasado (36) y abarca así el 58.75 por ciento de los 80 que se esparcen por toda la comunidad autónoma.

Todo ello, al mismo tiempo que, con diez, concentra el 30,30 por ciento de los mataderos y salas de despiece autorizados en producción ecológica de toda la comunidad autónoma (33) y, con 12, el 54,55 por ciento de las empresas andaluzas productoras de embutidos certificadas (22).

Con respecto al número de fincas dedicadas a la cría del cerdo bajo los máximos criterios de sostenibilidad, Cádiz, con 14, engloba el 17,50 por ciento de las mismas; Sevilla, con nueve, el 11,25 por ciento; Córdoba, con seis, el 7,50 por ciento; y Málaga y Jaén, con dos cada una, el 2,50 por ciento. En cuanto al tejido industrial, tras Huelva se colocan Sevilla (con nueve mataderos y salas de despiece y seis empresas productoras de embutidos ecológicos), Granada (cuatro y una), Málaga (tres y una), Córdoba (tres y cero), Jaén (dos y una), Cádiz (uno y una) y Almería (uno y cero).

Estos datos confirman, según ha remarcado el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en Huelva, Pedro Pascual Hernández, el compromiso del sector del cerdo ibérico onubense con la elaboración de alimentos de calidad y el afán por avanzar, desde la cooperación, hacia un mayor grado de competitividad y rentabilidad.

La transformación, según ha incidido, “contribuye a que el valor añadido de nuestras dehesas se quede en Huelva y, por tanto, genere más riqueza en el medio rural, en especial, en las comarcas de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche y el Andévalo”.

Un punto en el que ha hecho alusión también al papel de lo ecológico en la protección de este “ecosistema único”, al tratarse de una producción que conjuga prácticas agrarias respetuosas con el medio natural, normas exigentes sobre bienestar animal, el mantenimiento de elevados niveles de biodiversidad y la no aplicación de productos químicos de síntesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *