DESDE MI CABINA.
La lenta muerte del Recre.
[Paco Morán]

Jugadores del Recreativo protestándole al árbitro por el penalti pitado. (Espínola)

No hay más dolor que el de asesinar con tortura. La muerte lenta y agónica es lo más doloroso para el ser humano. Una muerte súbita es también una muerte, pero es menos dolorosa. Comas sigue matando al Decano; lo hace lentamente con premeditación, alevosía y sin escrúpulos.

El domingo en la concentración de los jugadores en el hotel de Cartagena y antes del partido, puede comprobar que la moral y el desanimo está por los suelos. La indigencia de algunos ha llegado a límites inverosímiles.

Es sumamente difícil trabajar en estas condiciones sin un guía que lleve la esperanza a este grupo. Comas ha quedado demostrado que no tiene alma, que la supremacía del dinero está para él, antes que la supremacía del sentimiento.

Estamos ante un chantaje, y  poco podemos hacer por evitarlo. El presunto timador profesional está en el me das lo que pido o asesino ya al Decano.

O usamos la política de los EEUU que no negocia con secuestradores, o la política española de pagar por los secuestros.

Pagar o morir. No hay más camino para el viejo Recre.

De otro lado, Felipe Cascajo espera la respuesta del secuestrador para poner al día a empleados y jugadores.

La situación ha llegado al límite. O se ponen al día a todos, o el equipo se va a Tercera. Porque quedan pocos partidos y este equipo necesita jugadores que podrían llegar aunque fuese para las jornadas que restan. Si no se paga no se puede firmar a nadie. Y este Recre de medio campo hacia delante necesita como mínimo dos jugadores de mordiente goleador y un ‘Viqueira’ que distribuya.

Ya comienzan a salir voces a favor de empezar de cero, y otras voces de seguir con el Decanato aceptando el chantaje de Comas. Es sumamente complicado decantarse hacia un lado u otro. Las dos cosas nos gustarían, siempre que el timador profesional se fuese de vacío y nos pudiéramos reír en su cara. Pero claro, mientras nos reímos en su cara, habríamos perdido el decanato.

¿Cuánto vale ser el Decano del fútbol español? Es una pregunta que nos hacemos y a veces respondemos con la cantidad real de 26 millones de euros, y otras en la que evitamos dar la respuesta.

El problema está. En el Recre se ha metido un pirata al que sólo podemos echar del barco pagando un precio. Al Recre lo ha secuestrado un individuo que no ha tenido la dignidad que los secuestradores tienen con sus víctimas: la alimentan.

Un vil secuestro por el que el presunto asesino del Recre pide un rescate mientras en el zulo, el viejo Recre no recibe ni tan siquiera un plato de comida.

Y la ley que no contempla ningún mecanismo para castigas a estos secuestradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *