Tejerina tendrá que explicar en el Congreso la decisión sobre los fosfoyesos

Podemos solicita la comparecencia de la ministra para que explique los pasos dados por su Ministerio

Isa Franco y Lopez Uralde 1 Isa Franco y Lopez Uralde 2Los diputados del grupo Podemos-En Comú Podem-En Marea, Isabel Franco y Juatxo López de Uralde, han registrado este martes en el Congreso una petición de comparecencia a la Ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para exigir explicaciones sobre las actuaciones del gobierno en la resolución al proyecto que debe aplicar Fertiberia a las balsas de fosfoyesos. En este sentido, pedirán que dé explicaciones a la Comisión de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación sobre las decisiones tomadas por el gobierno y la relación de la ministra con la empresa Fertiberia, de la que formó parte antes de entrar en el ejecutivo.

“Esta ministra que viene del Consejo de Administración de Fertiberia no está legitimada para tomar una decisión que afectará a largo plazo a la mayoría de onubenses” declara la diputada por Huelva Isabel Franco. Asimismo, señala la disconformidad sobre que el gobierno haya tomado esta decisión estando en funciones e “hipotecando” así el nuevo gobierno que está por venir “y que no debe pasar por estos ministros giratorios que hoy representan el interés de un país y mañana el de una empresa”, apunta la portavoz.

Juantxo López de Uralde, portavoz del grupo en la Comisión de Medio Ambiente, exigirá que explique por qué la ministra ve idóneo el proyecto que presentó su anterior empresa para la retirada de las balsas, sin contar con consenso o ni tan siquiera con la opinión de los técnicos y los grupos políticos en Huelva. “Si este proyecto se lleva adelante se estará condenando a Huelva a una contaminación intolerable durante mucho tiempo. Esperamos que este disparate no siga adelante”, señala el diputado.

RAJOY, NON GRATO PARA MESA DE LA RÍA

Por su parte, Rafael Gavilán, concejal de la Mesa de la Ría, ha presentado una iniciativa plenaria para que el ayuntamiento de Huelva declare persona non grata a Mariano Rajoy.

Para la Mesa de la Ría, el 14 de marzo de 2016 será recordado “como un día triste en la historia de Huelva“. Una efeméride que pasará a la historia “como el día en el que se hizo pública la decisión del Ministerio de Medio Ambiente en la que se declaraba como idóneo el proyecto de enterrado de las balsas de fosfoyesos bajo una fina capa de tierra”.

“Parece ser que de nada han servido las continuas muestras de oposición manifestadas desde la propia ciudadanía, desde decenas de colectivos sociales de todo tipo y desde las principales fuerzas políticas que se manifestaron de manera unánime contra este proyecto el pasado 3 de diciembre”, lamenta la organización en un comunicado de prensa. Así, critican que “el Gobierno dirigido por Mariano Rajoy, ha optado por condenar a las generaciones venideras a un futuro en el que nuestra ciudad no pueda disfrutar de su entorno natural, así como a vivir bajo un continuo y permanente riesgo para la salud”.

Del mismo modo, Mesa de la Ría asegura que “al Sr. Rajoy se le ha olvidado la promesa de retirar los fosfoyesos que hiciera en su visita a Huelva el 5 de mayo de 2011, durante la campaña electoral para las municipales en la que su partido obtuvo la alcaldía de la ciudad. Se le olvidó además, cuando nombró en abril de 2014 a la Sra. Isabel García Tejerina, ex directiva de Fertiberia, como Ministra de Medio Ambiente, nombramiento realizado precisamente en el momento en el que dicho Ministerio tenía que tomar la decisión sobre la restauración que Fertiberia debía llevar a cabo en la marisma de Huelva”.

Para la Mesa de la Ría, este ejemplo “de libro” de lo que significa el término puertas giratorias “ha terminado de consumar la traición del Sr. Rajoy hacia la ciudad de Huelva y hacia su sufrida población, aquella a las que ha menospreciado durante años a cambio de devolver favores al empresario Villar Mir, muy en la actualidad hoy día por aparecer su nombre permanentemente ligado a oscuras maniobras políticas y económicas”.

Esta situación ha desembocado en la decisión tomada de “condenar” a Huelva a la pérdida para siempre de 1200 hectáreas de su entorno natural. La responsabilidad última de la no aplicación del principio de “quien contamina paga” recae en el representante político que toma la decisión o permite que otros lo hagan.

“No podemos obviar que los tribunales de justicia encomendaron al Ministerio que decidiera sobre el proyecto de restauración que debería acometer Fertiberia, y por lo tanto, podrían haber optado por algún otro plan alternativo que devolviera el patrimonio natural esquilmado a su estado original, pero no fue así, muy al contrario aceptaron el proyecto de mínimos presentado por la empresa condenada judicialmente por dicho vertido, es decir, aquél que se limitaba a enterrar los fosfoyesos, nuestra marisma, nuestro futuro y lo que es peor, nuestra dignidad bajo una fina capa de tierra”, finalizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *