Vía Crucis del Cristo de los Milagros este sábado en Moguer

DSCN2887La ermita de Montemayor será por quinto año consecutivo el prólogo de la Semana Mayor de Moguer, con el traslado en Viacrucis a partir de las 5 de la tarde  del sábado víspera del Domingo de Ramos del Cristo de los Milagros, como se conoce al Crucificado de la ermita,  hasta la iglesia parroquial.

Este Víacrucis se realizó por primera vez en el año 2012. Con motivo de los actos conmemorativos del 75 aniversario de la realización y bendición de la actual imagen de la de Virgen de Montemayor en el año 2012, la Hermandad Matriz de la Patrona de Moguer  rememoro también el 75 aniversario de la salida procesional en Semana Santa del Crucificado de la ermita, el Cristo de los Milagros, imagen que desde hace varias décadas de forma privada se trasladaba a la iglesia parroquial para presidir los Oficios del Viernes Santo. Por ese motivo al cumplirse la efeméride antes señalada se   llevó a cabo  un traslado público de la imagen del Cristo de los Milagros en Vía Crucis desde la ermita a la iglesia parroquial.

Desde ese año,  la Hermandad de acuerdo con el párroco,  ha organizado el traslado de forma pública en Vía-Crucis desde la ermita a la iglesia parroquial, que volverá a celebrarse  a partir de las 5 de la tarde del  sábado, por el recorrido tradicional del  traslado de la Virgen desde la ermita a Moguer, Viacrucis al que están invitadas a participar las asociaciones parroquiales y hermandades de la ciudad, el consejo de cofradías, hermandades filiales y hermandades de la provincia con las que la Matriz de Montemayor mantiene contactos durante el año.

Conviene recordar el motivó de la salida de ese Crucificado por las calles moguereñas. El 21 de julio de 1936 todo el patrimonio histórico artístico religioso de Moguer fue destruido o se hizo desaparecer. Lo que los moguereños habían atesorado durante siglos fue pasto de las llamas en unas horas. El templo parroquial fue totalmente destruido y los retablos, imágenes y enseres fueron quemados dentro y fuera del edificio. Allí perecieron las imágenes de más devoción de la ciudad, entre ellas la de la Patrona.

En San Francisco, Santa Clara, el Hospital del Corpus Cristi y la Capilla de San Sebastián ocurrió otro tanto. No quedaron imágenes a la que darles culto público en la Semana Santa de 1937. Solamente se salvó la Ermita de la Virgen de       Montemayor.

Lo cierto es que el Crucificado de la Ermita era el único Cristo que quedaba para ser procesionado. Teniendo que realizar culto público en la Semana de Pasión se trasladó hasta la parroquia la imagen del Cristo de los Milagros. La parroquia residía en la iglesia monástica de Santa Clara, único templo que podía usarse en aquellos momentos. El Viernes Santo de ese aciago año procesionó desde Santa Clara por las calles de Moguer, única estación de penitencia que se realizó en la localidad.

La imagen del Cristo de los Milagros siempre ha estado  en Montemayor, salvo el paréntesis de su estancia en la Parroquia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *