Homenaje a Espartaco padre en el cincuenta aniversario de su alternativa

Homenaje a Espartaco04 Homenaje a Espartaco08 Homenaje a Espartaco010Cincuenta años después de su alternativa, Antonio Ruiz Rodríguez, Espartaco padre, ha vuelto a pisar este sábado el ruedo de la Plaza de Toros La Merced. Lo ha hecho para recibir el homenaje de la afición de Huelva, justamente, con motivo del medio siglo que hoy se cumple de su doctorado en esta misma plaza el 19 de marzo de 1966, ante el toro Isleño de Eloy Jiménez Prieto y de manos de Emilio Oliva y con Efraín Girón y el rejoneador Álvaro Domecq Romero como padrinos. Hoy tocaba festejar los cincuenta años de aquel paso al frente en busca del sueño que se le escapaba al patriarca de los Espartaco, la dinastía de la que todos sus toreros tomaron la alternativa también en Huelva. Juan Antonio, en la ya desaparecida Plaza de Toros Monumental. Francisco José, en La Merced actual.

Visiblemente emocionado durante todo el homenaje, Espartaco padre ha recibido el cariño en cascada de todos los presentes. Empezando por su propio hijo Juan Antonio: “No siempre he tenido la oportunidad de darle las gracias en público a mi padre, decirle cuánto le debo y cuánto le admiro y, sobre todo, de dedicarle todo lo que el toreo me ha dado. Nada hubiera sido posible sin la afición y los valores que él me transmitió”. El periodista Rafael Moreno, que fuera apoderado de Juan Antonio Ruiz, glosó la figura de Espartaco padre para subrayar que “puede que no triunfaras en la plaza, pero sí lo has hecho en la vida. Porque nadie sabe mejor que es el éxito de los hijos donde radica el verdadero triunfo para el hombre”. En nombre de la propiedad y de la empresa de la Plaza de Toros La Merced tomó la palabra José Luis Pereda, quien dirigió al homenajeado “toda la gratitud posible en nombre de la afición de Huelva por haber sido el pilar de una disnatía a la que tanto debe esta plaza”.

Homenaje a Espartaco03Tras los reconocimientos, Antonio Ruiz Rodríguez descubrió un azulejo en el patio de cuadrillas de La Merced donde se plasma ya para siempre el recuerdo de su alternativa, pero también el cariño de la afición de Huelva al linaje de toreros que con él comenzó. Y aún fue más protagonista Espartaco padre después de toda la parte protocolaria porque, siguiendo sus deseos, tuvo ocasión de volver a torear en La Merced cincuenta años después. Lo hizo para tentar cuatro becerras de la ganadería de la casa y en compañía de su hijo, del matador de toros de Espartinas Borja Jiménez y de varios alumnos de la Escuela Taurina de Sevilla-Amate. La emoción y la felicidad plena del patriarca de los Espartaco al volver a torear en el mismo ruedo donde tomó la alternativa y con el calor de tantos familiares, amigos y compañeros fueron el broche perfecto a una brillante jornada de homenaje y toreo en La Merced. Y además, con el refrendo de la presencia de diversos representantes institucionales de la Subdelegación del Gobierno, la Delegación del Gobierno andaluz  en Huelva, el Ayuntamiento de la capital y la Diputación Provincial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *