La lluvia impidió a la Borriquita completar su tradicional recorrido en Moguer

domingo de ramos en moguer (1) domingo de ramos en moguer (2) domingo de ramos en moguer (3) domingo de ramos en moguer (4) domingo de ramos en moguer (5) domingo de ramos en moguer (6) domingo de ramos en moguer (7) domingo de ramos en moguer (8)Puntual a su cita la Hermandad de la Borriquita abrió el domingo la Semana Santa de Moguer en un Domingo de Ramos marcado por la incertidumbre de la lluvia, que sorprendió a la comitiva cofrade en pleno recorrido. Tres horas y media después de haber tomado la salida, el Cristo del Amor y la Virgen de la Esperanza entraban en su templo.

Cientos de moguereños y moguereños se congregaron en la tarde de ayer en las inmediaciones del convento franciscano para disfrutar de los primeros pasos de nuestra Semana Grande, que se ha iniciado en este 2016 con triste protagonismo para la lluvia, pero al menos con la satisfacción de haber podido inaugurar en la calle el memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

El Domingo de Ramos se iniciaba en nuestra localidad con la tradicional bendición y procesión de palmas desde Santa Clara hasta la iglesia conventual de San Francisco, donde se vivieron momentos especialmente emotivos durante el Pregón de la Levantá que pronunció José Antonio Rodríguez Andújar en el 25 aniversario de la creación de la cuadrilla de costaleros del paso de palio.

Rodríguez, que fue presentado por Manolo Morales, protagonizó un encendido canto al trabajo costalero, resaltando el sacrificio que realizan y el generoso amor que le profesan a sus imágenes titulares, a las que un año más, y pese al infortunio del agua, pudieron elevar al cielo para completar su estación de penitencia en un itinerario más corto del habitual.

A las seis de la tarde se abrían las puertas de la iglesia conventual de San Francisco para ver al Cristo del Amor, portado por un grupo de mujeres que cada año levantan con sus hombros la dulce carga del señor de Jerusalén, y a la venerada imagen de la Virgen de la Esperanza, una de los rostros más hermosos de la imaginería moguereña.

La ilusión de poder ver en la calle a la primera procesión de la Semana Santa de Moguer, se desmoronó a las pocas horas de iniciarse el recorrido, cuando la cofradía se vio sorprendida por la lluvia a la altura de la congregación de las Hermanas de la Cruz, y tuvo que emprender rápidamente el camino de regreso a casa.

Los caprichos de la climatología han impedido a la Hermandad de la Borriquita completar su tradicional itinerario, pero no ha impedido a los moguereños y moguereñas disfrutar en la calle de su Domingo de Ramos y poder además acompañar a sus sagrados titulares en el solemne y brillante regreso a la iglesia conventual, gracias a la tregua final que dio la lluvia. Unos minutos para saborear las últimas mecidas del Cristo del Amor y de la Virgen de la Esperanza, que quiso la fortuna que estuvieran ya resguardados cuando empezó a llover de nuevo.

Es importante destacar también la extraordinaria labor de la agrupación musical de Nuestra Señora de la Caridad de Sanlúcar de Barrameda y de la banda local Hermanos Niño, que contribuyeron al mayor esplendor de una procesión que fue seguida por cientos de moguereños y moguereñas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *