Encuentro de poetas y músicos en el Molino del Pintado de Ayamonte

interpretacion musical. Tavares y Cabrita en una lectura.(Texto y fotos: José Luis Rúa) La Semana Grande va enfilando su final sin antes haber dejado las calles de este Ayamonte primaveral, lleno de sensaciones y de un olor que solo se repite de año en año. Son esas vivencias por las que algunos pasan y repasan el año contando días y arreglando desperfectos, si es que los hubo, de unos pasos y unos útiles para procesionar y que cubren tiempos y muchas veces incluso espacios.

Y sin embargo, al margen de toda esta sinfonía de sonidos, músicas y cantares, también hemos podido vivir otras sensaciones distintas y distantes, que de vez en cuando se producen el algunos espacios con especial atractivo en este Ayamonte nuestro del alma. Poetas, músicos y entusiastas, tuvieron a bien reunirse el viernes santo, aprovechando el buen tiempo y el descanso entre procesión y procesión, para reunirse en el Molino del Pintado.

Una legión de creadores venidos de toda la costa onubense y algarvia, se reunieron en torno a unos versos y supieron sacarle la misma vida que llevan dentro. Primero fueron la notas musicales y la voz melodiosa de Bárbara Grande, Albarrán y Gon Navarro. Interpretaron y musicaron como si lo vinieran haciendo desde hace siglos. Luego José Luis Piquero rompió la marea de los poemas y lo seccionó con especial maestría. María Martin nos sonrojó con la desnudez de sus palabras. Eva Vaz habló con autoridad. Ana Ontiveros profundizó en sus crudos pensamientos. María Luisa D. Borrallo lo hizo a través de la entonación y la personalidad. Fátima Javier quiso acompañar a los poetas y leyó uno de sus relatos breves, firme. Uberto Stabile se sumergió en el mundo de la marginalidad. José Lazo se unió de nuevo a las lecturas, esta vez con soltura. Pedro Tavares en su portugués de dramaturgo, cautivó con sus escenificaciones. Antonio Cabrita con su desparpajo de siempre. Ana Deocracia, dejó atrás la incertidumbre y se abrió al público con enorme sensibilidad. Eladio Orta breve en su poema, extenso en su mensaje. Julián Ávila con especial delicadeza. Ana Solá y su hija Paula Afonso, con especial ilusión. Y así alguno que otro más que supieron mostrar lo último de su creación sin más ambición que la de sumar verso tras verso.

Una mañana que empieza a hacerse cotidiana en un entorno que guarda el secreto de los siglos, entre estas cuatro paredes de piedra ostionera de Cádiz y agua especial del Atlántico. Y es que los poetas y los músicos, forman parte del entorno natural de esta Marisma de Ayamonte.

One Response to Encuentro de poetas y músicos en el Molino del Pintado de Ayamonte

  1. Una vez más la pluma de un poeta para describir como los mejores el devenir de la poesía, la música y la luz envidiable del sur, felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *