Editorial: Bofetada de Fertiberia a la ciudad de Huelva

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos.

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos.

La decisión de la empresa Fertiberia de abandonar la Mesa de Participación de los fosfoyesos es una bofetada a toda la ciudad de Huelva, un portazo en las narices de los 150.000 habitantes de la capital onubense, representados en dicha Mesa por asociaciones, colectivos, partidos, sindicatos, empresarios o la propia Universidad.

La empresa justifica su decisión en que ya tiene el visto bueno de la Audiencia Nacional a su proyecto, en base a la luz verde de un Ministerio con su máxima responsable en funciones y, para colmo de las suspicacias, exdirectiva de Fertiberia. A García Tejerina le viene como anillo al dedo lo de la mujer del César, pero se ve que le da igual lo que se piense en Huelva de ella –incluidos sus propios compañeros de partido–.

¿Para qué acudió entonces Fertiberia a la Mesa? Si su idea inicial era la de no tener en cuenta el órgano auspiciado por el alcalde de todos los onubenses lo mejor que pudo haber hecho desde el principio era poner las cartas sobre la mesa y no jugar con dos barajas.

Que Fertiberia mira solo por sus intereses es algo evidente, siempre lo ha sido. Una empresa privada tal vez no tenga el porqué mirar por el conjunto de los ciudadanos y sí por el suyo propio, aunque también podría Fertiberia pararse a ver cuál es su responsabilidad social.

De lo que no hay duda es de que son las instituciones públicas las que tienen que velar por defender al conjunto de la ciudadanía y es de esas instituciones de las que tendríamos que esperar algo más que conformarse con un simple lavado de cara.

Si Fertiberia logra finalmente que por vía judicial su proyecto sea el que se acometa, pues muy bien, que lo haga. Pero si el proyecto que sale del comité de expertos de la Mesa de Participación va más allá de lo que ha propuesto la empresa, entonces habrá que coger el toro por los cuernos e irse puerta por puerta de todas las administraciones (y decimos todas: Junta, Gobierno central, Unión Europea) y obligar a que ese proyecto se lleve adelante por el bien de la ciudad de Huelva y de sus habitantes. Fertiberia hará, no lo dude nadie, solo aquello a lo que la obligue un juzgado, ni medio centímetro más. Pero la obligación de todas las administraciones para con esta ciudad y sus 150.000 habitantes va más allá y tiene que alcanzar, como mínimo, a la realización del proyecto que se salga de la Mesa de Participación.

 

2 Responses to Editorial: Bofetada de Fertiberia a la ciudad de Huelva

  1. MARIANO RAJOY, PERSONA NON GRATA
    MARIANO RAJOY, PERSONA NON GRATA
    MARIANO RAJOY, PERSONA NON GRATA

  2. Y qué dice “el de la madurez” ???
    ———————————
    Pregúntale a GABRIEL CRUZ !!!!
    ———————————
    MARIANO RAJOY, PERSONA NON GRATA,
    porque es el que nombró a
    esa Ministra con la que te metes,
    esa Ministra de FERTIBERIA,
    esa Ministra de VILLAR-MIR
    esa Ministra de FOSFOYESOS
    ———————————
    A VER SI MADURAMOS !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *