La Junta reconoce 315 hectáreas más como suelos regables en el Condado

La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha comenzado a dar respuesta a los escritos presentados por los agricultores de la comarca del Condado onubense cuyas parcelas quedaron inicialmente excluidas de las hectáreas regularizables del Plan Especial de Ordenación de los Regadíos Ubicados al Norte de la Corona Forestal de Doñana.

Se trata de una primera tanda de contestaciones a aquellos escritos que los agricultores presentaron con posterioridad a la aprobación del plan, consistentes en parcelas situadas en el ámbito hidrográfico de la Demarcación Tinto-Odiel-Piedras, integradas en el perímetro de las comunidades de regantes El Fresno y Valdemaría, que obtuvieron concesión administrativa de aguas superficiales del sistema general Andévalo-Chanza-Piedras con fecha 14 de diciembre de 2014 y que, por tanto, al ser previa a la aprobación del plan, no se produjo la actualización cartográfica sobre los mismos.

La superficie afectada por estas primeras contestaciones engloba a 315 hectáreas y a 32 agricultores.

La Junta recuerda que, como especifica claramente la normativa del plan, los criterios para la inclusión o no de un suelo como agrícola regable prevalecen en cualquier caso sobre la inclusión o exclusión de estos en la cartografía del plan. Asimismo, y como se señala en el decreto de aprobación del plan, éste requiere del estudio individualizado de cada parcela y de su implantación total para establecer el resultado definitivo de cómo queda cada parcela.

Finalmente, la Junta señala que aquellos agricultores que no están amparados por el plan y, por tanto, cuyas parcelas no son reconocidas como suelo agrícola regable pero pudieran cumplir los criterios y requisitos recogidos en este instrumento de planeamiento, están siendo sometidos a un estudio pormenorizado en materia forestal.

El Plan es la única herramienta que da seguridad jurídica para consolidar los riegos en la zona norte de la Corona Forestal de Doñana y preservar el medio ambiente. Este Plan ha sido, asimismo, fruto de un gran consenso con todos los sectores implicados, como así se demostró en el Consejo de Participación de Doñana celebrado en abril de 2014, que emitió un informe favorable al mismo.

Con la aprobación hace más de un año del Plan Especial de Ordenación de los Regadíos Ubicados al Norte de la Corona Forestal de Doñana se facilita un modelo de desarrollo agrícola sostenible, por lo que agricultores y productores tienen la oportunidad de comercializar e internacionalizar los productos que allí cultivan en igualdad de competencia con otros que tienen regularizadas sus explotaciones. La aprobación de este documento ha supuesto, además, proteger el acuífero de Doñana para preservar la biodiversidad.

Conviene recordar que la inmensa mayoría de los agricultores que en la actualidad produce en la zona no va a ver afectada su actividad con la aplicación del plan, un instrumento que ha sido respaldado públicamente por SAI Platform, un consorcio internacional de minoristas, empresas de la industria y procesamiento de alimentos, responsable de la compra del 20% de la fresa producida en Doñana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *