Consejos clave para obtener créditos rápidos

Dinero¿Quién no se ha encontrado alguna vez con un pequeño problema de liquidez o le ha surgido una urgencia económica inesperada, pero no ha logrado el apoyo de su entidad bancaria habitual?

Cualquier persona puede encontrarse en algún momento dado en estas circunstancias, especialmente en una época en la que el salario interprofesional se ha reducido considerablemente.

Los créditos rápidos pueden convertirse entonces en una herramienta muy útil siempre y cuando se sepan utilizar de la forma adecuada. Ahora bien, aunque ha proliferado la idea de que los créditos rápidos son muy fáciles de obtener, lo cierto es que la mayor parte de las solicitudes son denegadas. Esto es debido a múltiples motivos, entre los que destacan la imposibilidad de demostrar un mínimo de solvencia económica, la cumplimentación defectuosa de la documentación requerida o la condición previa de moroso mediante inscripción en los registros públicos como ASNEF, aunque hoy en día existen múltiples entidades que conceden préstamos estando en estas listas, como los que se pueden encontrar en la web minicreditos-asnef.net.

Para facilitarte la aprobación de tu solicitud, hemos recopilado para ti un conjunto de consejos para obtener créditos rápidos. De esa forma, multiplicarás las probabilidades de lograr la concesión de este tipo de préstamos.

No te limites a la primera opción

Como mencionábamos hace un momento, en teoría, obtener un crédito rápido es relativamente sencillo. No obstante, dependiendo de nuestro expediente crediticio y las deudas previas, es posible que algunas entidades rechacen nuestra solicitud. Por ese motivo, si quieres maximizar las posibilidades de obtener un crédito rápido, deberías buscar varias opciones y consultar con los departamentos de atención al cliente de todas ellas. De esa manera, no solamente te ahorraras los trámites de aquellas entidades que no van a darte un crédito, sino que tendrás más probabilidades de encontrar la opción más económica.

Pedir únicamente la cantidad requerida

En la cultura de los préstamos, es costumbre pedir una cifra redondeada de aquel gasto que tenemos previsto con la excusa de contar con más liquidez para “otros gastos”. Sin embargo, cuando se trata de créditos rápidos, hay que limitarse exclusivamente al dinero que vayamos a necesitar. No sólo tendremos más opciones de conseguir la financiación, sino que evitaremos pagar intereses por tomar prestado un dinero que finalmente no utilicemos. Debe tenerse en cuenta que la concesión del crédito está sujeta a múltiples variables incluyendo la solvencia previa que podamos acreditar. Cuanto menos dinero solicitemos, más probabilidades hay de que el crédito nos sea otorgado.

Tener preparada toda la documentación

Cada entidad tiene sus propios criterios a la hora de tramitar una solicitud de crédito rápido. Sin embargo, existe un listado de documentos que son prácticamente comunes a todas ellas. Disponer de dicha documentación de forma previa, nos permitirá acelerar todo el proceso de obtención de un crédito rápido. Estos documentos son:

  • Fotocopia del DNI o NIE por ambas caras.
  • Número de cuenta bancaria en España, donde se depositará el dinero prestado.
  • Justificante de la última nómina, pensión, prestación por desempleo, cotización de autónomo, factura, ingreso o extracto bancario que acredite que disponemos de cierta solvencia.
  • Email y número de teléfono del solicitante del crédito.

Según a qué empresa nos dirijamos, esta documentación será enviada online o bien recogida por un mensajero en la dirección que le especifiquemos. En caso de no disponer de alguno de estos documentos, no existe posibilidad de ser beneficiario de un crédito rápido. De forma que lo primero que debemos hacer es asegurarnos de cumplir con estos requisitos.

Si se figura en un registro de morosidad, debe acudirse a aquellas entidades que lo aceptan

Si hemos sido inscritos en un registro de morosos, como por ejemplo ASNEF, es probable que muchas entidades de créditos rápidos rechacen nuestra solicitud sin posibilidad de realizar ningún tipo de argumentación. Esto puede suponer una pérdida de nuestro valioso tiempo, especialmente en los momentos de extrema urgencia y necesidad. Por esa razón, si nos encontramos inmersos en una situación de morosidad registrada, es conveniente que nos limitemos a solicitar un crédito rápido en aquellas entidades que admitan nuestro perfil. Hay una gran cantidad de ellas. La mayor parte se engloban en la categoría de minicréditos, debido a que las cantidades a solicitar son más bien reducidas. Sin embargo, también hay opciones de préstamos de larga duración e importes elevados. Tal es el caso de la primera entidad de nuestra lista:

  • Zaimo: Es una de las grandes especialistas en préstamos con ASNEF. Es posible solicitar un máximo de 5.000 euros a devolver en un plazo que no exceda los 48 meses.
  • CreditoZen: Admiten deudas en ASNEF por un valor máximo de 3.000 euros. Se puede solicitar hasta 500 euros.
  • Viaconto: Están especializados en ASNEF y permiten solicitar hasta 300 euros a devolver en 30 días. El límite de la deuda morosa es de 1.000 euros.
  • Savso: Conceden hasta 900 euros, incluso si se figura en ASNEF.
  • Twinero: Es posible obtener hasta 600 euros, aún teniendo una deuda inscrita en ASNEF por valor de 2.000 euros.

Con estos consejos para obtener créditos rápidos, tus probabilidades de obtener la aprobación de la solicitud de multiplicarán, logrando tener el efectivo que necesites en un tiempo récord.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *