‘De Garzas y otros pájaros’, el nuevo poemario de Eladio Orta

aspecto parcial del salon de actos. Eladio Orta Lourdes Fernandez en la presentacion del acto.(Texto y fotos: José Luis Rúa) Algunas veces, no muchas, porque uno se siente feliz en su zona de confort, ese espacio en el que dicen que nos refugiamos cada vez que podemos o si podemos, todas las veces del día, pero de vez en cuando se abre la puerta para ir carretera adelante en busca de alguna sensación que bien vale la pena. Así es como a la caída de la tarde orientamos nuestros pasos hacía la capital, hacía la Biblioteca Pública de Huelva en busca de una nueva presentación, de un nuevo poemario que se colocaba sobre la mesa para ponerlo a nuestro alcance.

En una actividad muy característica del Centro Andaluz de las Letras, es “Escaparate Andaluz”, así que Lourdes Fernández como coordinadora de la misma, presentaba a Eladio Orta el poeta de Canela, con la última de sus obras  “De Garzas y otros pájaros” de la editorial Niebla, también onubense. Palabras breves y breves momentos para dejar paso a Rafa Pérez, responsable de la Editorial Niebla quien fue el encargado de abrir las ventanas de su editorial, para ofrecer lo último del creador ayamontino. Pocas palabras, ajustadas palabras pero palabras sinceras y adecuadas a un escritor que tiene la admiración y el respeto no solo del público, sino lo más difícil aun, de sus colegas de letras. Y tras Rafa, Luis Urbina, amigo y conocedor de la obra de Eladio desde finales de los setenta, y que además muestra en su presentación con algunos de los cuadernos salidos de las clásicas multicopistas de la época  y llenos de poemas agresivos, provocadores e incluso irrespetuosos. Pero hace ostentación de su conocimiento así como de la evolución de la poesía de Eladio, a través de alguna docena de publicaciones del poeta campero.

La manera tan humana, personal y llena de un conocimiento profundo­­­ por parte de Luis hacía Eladio, provocan en el publico sonrisas de admiración, sorpresa y de complicidad, y es que Eladio tiene la ingenuidad de lo sincero, la fuerza de los principios intactos y la maestría de saber crear poemas, antipoemas, sonetos o antisonetos y mostrar su mundo a través de cada uno de sus versos. Y que nadie intente encontrar al autor encasillado en corriente alguna, en tendencias determinadas o en ejércitos de escritores de la misma línea de denuncia social, lucha o transgresión. Eladio ama su campo, su mundo tan cercano, su entorno repleto de vida, por eso lleva cada día esas vivencias a sus versos para que los vientos polinicen de poesía su Campo de Canela y las marismas de nuestro Ayamonte.

Al final de su lectura, de su personalísima manera de ofrecernos todos y cada uno de sus poemas, firma, que no dedica, a quien se acerca para llevarse a casa el olor fresco de las retamas, del salitre de la bajamar y de las crías de garza acurrucadas en sus nidos de siempre. Eladio, volvió a dar una lección de buen hacer y de saberse querido y admirado por quienes no necesitan descifrar sus versos, sino sencillamente paladearlos sin prisas. “Vuelo apacible de garza/ alimento de silencio/ vi retamas en flor silbando/ en tu lengua / candelas en el agua”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *