El Museo incorpora a sus fondos un betilo hallado en el yacimiento de Tejada la Vieja

La pieza formará parte de una exposición temporal, comisariada por Clara Toscano, que se inaugurará en mayo

betilo Tejada la Vieja 01 betilo Tejada la Vieja 02 betilo Tejada la Vieja 03El Museo de Huelva ha incorporado a sus fondos un betilo del yacimiento arqueológico de tejada la Vieja en Escacena del Campo. El hallazgo se produjo en diciembre con motivo de la intervención que el grupo de investigación ‘Vrbanitas. Arqueología y Patrimonio (HUM 132)’, del Área de Arqueología de la Universidad de Huelva, está llevando a cabo en el enclave arqueológico con la colaboración del Ayuntamiento de Escacena del Campo.

Tras un estudio preliminar y una intervención de limpieza, ha sido entregado al Museo Provincial de Huelva por el catedrático de Arqueología, Juan M. Campos, y la directora del proyecto, Clara Toscano, en presencia de la delegada territorial de Cultura, Turismo y Deporte, Carmen Solana, y el director del espacio museístico, Pablo Guisande.

El descubrimiento tuvo lugar como consecuencia de una limpieza superficial encaminada a la consolidación de las estructuras del yacimiento, lo que confirma el enorme potencial del mismo, parcialmente excavado en diversas campañas desde 1975 y cuyos materiales se encuentran en los fondos del Museo de Huelva. Éstos forman parte, junto con el nuevo betilo, de una exposición temporal dedicada a los yacimientos arqueológicos de Tejada la Vieja (Escacena del Campo) y Tejada la Nueva (Paterna del Campo y Escacena del Campo). La presentación de la pieza, así como de la exposición se llevará a cabo en el museo en mayo.

La muestra, que será comisariada por Clara Toscano, tendrá como objetivos exponer por primera vez las piezas procedentes de las diferentes campañas y la puesta en valor de dos importantes enclaves de la provincia, que pese a pertenecer a diferentes épocas, tienen como nexo de unión la ocupación del segundo como consecuencia del abandono del primero. En concreto, Tejada La Vieja pertenece al periodo tartésico-turdetano (ss. VIII- IV a C.) y Tejada la Nueva desde al período púnico (ss. IV a.C.) hasta época medieval según se observa en las diferentes fases constructivas de su muralla, que llega hasta época almohade.

El yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja está inscrito con la categoría de Zona Arqueológica en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural desde 2007. La primera intervención tuvo lugar en 1975 por el profesor Antonio Blanco. La gestión del yacimiento y las excavaciones realizadas desde 1983 han correspondido a la Diputación Provincial de Huelva. Actualmente, gracias a la firma de un convenio, ha sido cedida a la Universidad de Huelva la gestión, conservación, y mantenimiento del mismo.

El yacimiento de Tejada la Vieja, donde ha sido localizado el betilo, es un asentamiento amurallado ubicado en un cerro, con una posición estratégica entre la campiña onubense y la sierra. Esta localización respondería a la producción y distribución del mineral, ya que se controlaba el camino entre las minas de Riotinto y Aznalcóllar. La ocupación del sitio tiene lugar entre finales del siglo IX y principios del VIII a.C., relacionada directamente con los contactos que tiene la población autóctona con los fenicios, encontrándose ya amurallado desde los primeros momentos, y con una fase final de ocupación en el siglo IV a.C.

Se trata, por tanto, de un oppidum amurallado que se encuadra en el periodo tartésico y turdetano y que basa su potencial económico en la actividad minero-metalúrgica así como centro redistribuidor de los recursos.

Ituci, ciudad romana

Por otra parte, la ciudad de Tejada la Nueva se identifica con la ciudad romana de Ituci. Tras el abandono de su homónima por la decadencia del comercio mineral, la población se traslada hacia un lugar con mejores condiciones para las prácticas agropecuarias y con mejor ubicación con respecto al circuito comercial. Posteriormente también Tejada la Nueva fue abandonada, quedando en la actualidad las ruinas de un recinto amurallado almohade como muestra de su ocupación en la Edad Media. En los alrededores se han descubierto numerosos vestigios arqueológicos, entre los que destaca un sarcófago de plomo y restos de una vivienda romana con mosaicos, conservados en el Museo de Huelva. Asimismo, destaca de este enclave el repertorio numismático con leyenda púnica y romana, cuya muestra también podrá ser contemplada en la exposición prevista para mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *