VENTANA DEL AIRE.
Tragaderas.
[Juan Andivia]

juan andiviaDesde luego, el memorable líder conoce bien a su pueblo. Nombra y confía, vamos que si confía; y se le van acumulando los errores “in vigilando” e “in eligendo”, como decía la otra líder, que calienta en la banda; los sms, las excepciones y las incomparecencias. Como gallego sabio, está sentado en la puerta (la de un gobierno que no sabe si va o viene, si se va o si se queda), esperando que pasen los cadáveres (políticos, claro) de sus enemigos. No pasa nada.

Y es que el cronómetro vital de los españoles sigue cachazudo, acompasado a los meses de verano, más que a los de primavera, imitador del “ahorita” mexicano, que nunca se sabe cuánto dura, dispuesto a conformarnos con lo que nos echen.

Nuestra fogosidad se quedaba antes en el fútbol, ya ni eso; en el amor, que habría que verlo y en las fiestas patronales; y nos importa un pimiento que el adorado aprendiz de cantante haya mentido, que la noble hermana y tía haga caridades con la pecunia ajena, que al gran tertuliano se le empapele unas veces por llevarse y otras por traer, que el exministro se corrija a sí mismo (“aguanta José Manuel, aguanta”)  y que nos sigan hablando de sobriedad, recortes, más agujeros para el cinturón, menos sanidad pública, más colegios privados y telecinco.

El pueblo español adormece, continúa con su siesta y prefiere creer que todos los políticos son iguales (en realidad, no es que sean iguales, sino que son los mismos); no hay quien los desaloje, a pesar de la malafollá de los pepes del PP.

“Vuelva usted mañana”, pero es que mañana es ya dos de mayo y, después, veintiséis de junio y vuelta a empezar con el miedo a los mercados, con los mesías perdonavidas y con los pactos de ingobernabilidad.

Caminamos despacio, pero no nos engañemos, no es el síndrome posvacacional, tan recurrente, sino el desencanto; se trata solo de dejar pasar el tiempo o, si lo prefieren, del primer sondeo a favor de la abstención.

Pero qué vamos a esperar de un país donde el sindicato de estudiantes convoca una huelga en la Feria de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *