IU-Cartaya propone un bono cultural para personas de baja capacidad económica

IU ha propuesto en el Ayuntamiento de Cartaya la creación de un bono cultural gratuito o con tarifa reducida para personas desempleadas, pensionistas, dependientes o trabajadoras precarias con nivel de ingresos inferior al Salario Mínimo Interprofesional, establecido actualmente en 655 euros. Mediante este bono, las personas en riesgo de exclusión podrían acceder a las actividades culturales programadas por el Ayuntamiento.

La cultura no es lujo ni capricho, sino una dimensión de lo social íntimamente ligada con la salud como “estado de completo bienestar físico, mental y social”, según la definición de la Organización Mundial de la Salud. En sentido amplio, no hay sociedad sin cultura, como no hay ser humano sin sociedad, y las sociedades más avanzadas conceden a la cultura el valor de primera necesidad. La cultura transforma y determina nuestra visión del mundo generando espacios compartidos de tolerancia, libertad y respeto a la diversidad.

Cartaya constituye un ejemplo de buenas prácticas en el terreno cultural y ya es un referente en la provincia, gracias al trabajo desarrollado por profesionales de alta cualificación y experiencia en el sector. Durante la última década, desde esta área se han generado diversas iniciativas con un altísimo nivel de excelencia.

Sin embargo, la dura situación económica sufrida durante los últimos años y el encarecimiento de la cultura propiciado y permitido por las administraciones (por ejemplo, a través del IVA cultural del 21% o los dramáticos recortes presupuestarios) dificultan el acceso a la cultura de los sectores económicamente más débiles de la sociedad. Ello explica que uno de cada cuatro andaluces declare no participar regularmente en actividades culturales “por no poder permitírselo”, según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA). Cartaya no es una excepción. Las personas en situación de desempleo, jubiladas, dependientes o trabajadoras en situación precaria tienen dificultades para pagar tarifas que, sin embargo, resultan simbólicas para otra parte de la sociedad.
Ello tiene efectos especialmente perniciosos, puesto que es precisamente la población con mayor riesgo de exclusión la que tiene más difícil acceso a este poderoso instrumento para la inclusión social. Con el objetivo de revertir esta situación, IU propone la creación de un bono cultural para personas con baja capacidad económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *