Emotivo cincuentenario del Certamen de Poesías de Amor de Bollullos

certamen-bollullos-laureano certamen-bollullos-laureano2Bollullos celebró el pasado sábado un emotivo acto de homenaje a Laureano Jiménez Carrión, poeta local e impulsor del Certamen de Poesías de Amor, que se celebraba en el salón de actos de la Casa de Cultura, prácticamente lleno, y que acogió un bello acto donde la poesía, la música y el teatro, redondearon una literaria noche, en la que se hizo entrega del premio Nacional de Poesías de Amor, 600 euros y flor natural, que recayó en Antonio Bocanegra Padilla, de San Fernando (Cádiz), recogiendo el galardón de manos del Concejal de Cultura Pablo Valdera.

El acto, presentado por Isabel Flores, y organizado por la Concejalía de Cultura, comenzó con la semblanza poética de Ramírez Almansa, sobre Laureano Jiménez Carrión,  poeta al que se le dedicaba en esta edición el Certamen. Licenciado en Filosofía Pura y Filosofía y Letras por las universidades Pontificia de Salamanca y Complutense de Madrid, ejerció durante muchos años como catedrático de Lengua en el IES Delgado Hernández, del que fue Director, y publicando varios libros de poemas, así como novelas, artículos periodísticos y revistas, amén de ser uno de los iniciadores e impulsores del Certamen bollullero.

A continuación se pasó a la lectura de los poemas finalistas y a la entrega del Premio al ganador del Certamen, para cerrar la primera parte con el tema Alfonsina y el Mar, interpretado por Diana Valdayo.

En la segunda parte, Josemi Camacho, recitó varios perfiles poéticos de Laureano Jiménez sobre poetas andaluces, siendo escenificados algunos poemas, cantados y musicados otros, donde intervinieron Isabel Espina, Ana Camacho, Mª Carmen Sánchez, Trini Carrión,  Sara Ferreira al cante, Susana Domínguez al baile, y Santiago Valdayo, José Manuel Pardo y Luismi Cano a la guitarra.

Antes de la finalización del acto, el alcalde de la localidad, Rubén Rodríguez, hizo entrega a “Don Laureano”, como todos le conocen en Bollullos, de una Venencia, símbolo de la ciudad, que visiblemente emocionado, además de agradecer el homenaje, leyó unos sonetos realizados para la ocasión en los que hace un poético recorrido por estos cincuenta años. El cierre lo puso Diana Valdayo, nuevamente, para cantar un poema del homenajeado, con música de Santiago Valdayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *