Exposición ‘Misericordes Sicut Pater’ en Moguer hasta el 16 de octubre

 

muestra 3 Buen Pastor_Obispos_y_Dario_Fernandez_EscultorEl departamento de Patrimonio Cultural de la Diócesis de Huelva ha organizado esta valiosa exposición que se ha inaugurado en la mañana de hoy en un acto que ha presidido el obispo, Mons. José Vilaplana Blasco, y al que han asistido las autoridades de ámbito local y provincial, civiles y militares, y diversas personalidades del mundo del arte, como los escultores Martín Lagares y Darío Fernández que han aportado alguna de sus obras a esta exposición.

La exposición ‘Misericordes sicvt Pater’, –misericordiosos como el Padre–, pretende aportar una reflexión sobre la misericordia y sobre las obras de misericordia, desde la via puchritudinis o de la belleza, a través de diversas obras del patrimonio histórico-artístico de la Diócesis de Huelva, obras de arte que, al servicio del culto divino, evangelizan al pueblo cristiano y han contribuido y contribuyen a que el Evangelio se convierta en cultura.

En la primera sala de la exposición se nos invita a hacer un recorrido, –inspirado en el espíritu de la bula de convocación del Jubileo de la Misericordia–, en el que quien la visite pueda poner su mirada fija en la misericordia y pueda sentir en su interior, en un contexto espaciotemporal, una llamada a ser “signo eficaz del obrar del Padre”, así como a aprovechar el tiempo de la visita integrado en aquel “día” de la misericordia y el tiempo de la salvación.

En la Sala Capitular, que abre esta exposición, encontraremos el óleo sobre tabla de la Santísima Trinidad, obra anónima del s. XVI, procedente de Hinojos, que se encuentra en Santa Clara de Moguer, y que introducirá al visitante en el misterio de la misericordia, “vía que une Dios y el hombre”. Otras piezas: como el óleo de la Inmaculada Concepción, y su boceto, de Santiago Martínez (1956); otro óleo sobre tabla de la Anunciación, de autoría anónima del siglo XVI y proveniente de la parroquia moguereña de Nuestra Señora de la Granada; o el tema del Buen Samaritano, figurado en una escena iconográfica de un ánfora en plata repujada y cincelada del óleo de los enfermos de la Santa Iglesia Catedral de Huelva, obra de José Puigdollers O. Vinader (1955), representativo de una Iglesia “samaritana” que “venda las heridas”, porque ha de ser como un “hospital de campaña” para la humanidad.

La exposición se abre, entonces, en todo su itinerario, para recorrer las obras de misericordia tanto corporales como espirituales, con obras de gran valor como la escultura de Cristo yacente, obra del círculo de Roldán (S. XVII), de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Trigueros, que recuerda la obra de misericordia de enterrar a los muertos, o el alabastro del Cristo de la Humildad y Paciencia de Moguer, anónimo de la Escuela de Notthigam (S. XV), que nos invita a sufrir con paciencia los defectos del prójimo.

En el refectorio del Monasterio, un montaje audiovisual de corta duración, mostrará cómo la Iglesia de Dios que camina en esta diócesis sigue queriendo dar respuesta a las obras de misericordia en la realidad de la sociedad onubense del siglo XXI.

Finalmente, en la Sala De profundis el visitante se podrá adentrar en el Misterio de Jesús, como misericordia encarnada y revelada, donde destaca la impresionante escultura en madera policromada del Buen Pastor, de Darío Fernández (2014), de la Iglesia del Buen Pastor de La Antilla, y la contemplación de María como Madre de Misericordia con la escultura en madera y telas encoladas y policromadas de la Divina Pastora, obra de Cristóbal Ramos, de fines del S. XVIII, de la parroquia de la Purísima Concepción de Galaroza, que culmina la muestra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *